Uno de los muertos en las Urgencias gallegas duplicó la espera máxima que le asignaron | Sociedad

14


Uno de los pacientes cuya muerte el pasado 2 de enero en las Urgencias del hospital de Santiago está siendo investigada por la Fiscalía es un anciano frágil y pluripatológico que, según la denuncia, tuvo que aguardar dos horas y media en los pasillos con dolor y malestar general. Esta espera supone más del doble del máximo de una hora que le fue asignado cuando llegó por su nivel de gravedad, añade el escrito presentado ante el ministerio público.
“Tendría que habérsele adjudicado un espacio para que pudiera ser instalado, controlado por enfermería y que el médico de urgencias accediese a él en un periodo máximo de una hora”, relata el personal del centro. Sin embargo, no hubo ese espacio, según los denunciantes, porque la gerencia ignoró los requerimientos para que abriera estancias hospitalarias cerradas, una petición que le reiteraron varias veces los sanitarios que se afanaban aquel día en atender el aluvión de enfermos.

Pasillos del hospital el 2 de enero, en una imagen difundida por la asociación de pacientes.

Cuando por fin hubo sitio en un cubículo para que fuera asistido, el hombre entró en parada cardíaca y al tiempo falleció. Los trabajadores del hospital consideran que la historia de este anciano es la trágica consecuencia del empeño de la gerencia del centro en utilizar los pasillos para “almacenar” enfermos. Contra esta práctica que “obstaculiza” la asistencia médica, siempre según la denuncia ante la Fiscalía, la dirección que encabeza Eloína Núñez ha recibido en los últimos años cuatro requerimientos de la Inspección de Trabajo, el último de 2017. “La gerencia ha desatendido los requerimientos de la Inspección de Trabajo con respecto a la utilización indebida de los pasillos; y los ha desobedecido de forma sistemática y reiterada”, señala el personal en su escrito ante la justicia, en el que apunta la presunta comisión de un delito de prevaricación y otro de desobediencia.
La doctora Fátima Nercellas, la delegada sindical que firma la denuncia y que trabajaba aquel día en Urgencias, envió tres correos a la gerente y al consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, alertándoles de la gravedad del colapso. “Se les informó de que, dada la gran afluencia, era urgente que se evacuasen a planta los [enfermos] pendientes de ingreso y se abriese la zona de reanimación antigua para usarla como zona de urgencias para la observación de pacientes”, explica la denuncia. Como esa demanda no fue atendida, prosiguen los trabajadores, las personas que esperaban cama permanecieron en los cubículos o en la sala de observación “impidiendo el normal funcionamiento del servicio”.
La Asociación de Pacientes y Usuarios del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago lleva tiempo denunciando, junto a los trabajadores sanitarios, el “maltrato asistencial” en los corredores de Urgencias. El colectivo, que ha difundido fotos de lo abarrotados que estaban los pasillo el 2 de enero, aseguró en octubre que el hospital compostelano mantiene cerradas más de 300 camas, pese a la saturación que provoca en el servicio la tardanza en subir a los enfermos a planta. Y citaba el caso de personas graves que esperaban “más de tres horas en ser atendidas”.
La versión de la dirección del hospital es radicalmente distinta a la de los trabajadores y pacientes. La gerencia asegura que el 2 de enero hubo “en todo momento” camas disponibles y “huecos libres en diferentes espacios del propio servicio de urgencias, como la sala de observación, curas, sillones…” Lo único en lo que coinciden ambas partes es en que fue una jornada ajetreada. Fueron atendidos 400 enfermos (la media anual es de 325 al día) y, por la tarde, en solo dos horas llegaron de una tacada 80 personas.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que participó este sábado con su consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuiña, en un acto de presentación de candidatos para las próximas municipales, eludió dar más explicaciones sobre la denuncia del personal sanitario y se remitió a las ofrecidas por el hospital: “Ellos son los que saben las cosas que ocurren en los hospitales. Por tanto mi posicionamiento es exactamente igual al del director médico del Clínico de Santiago, que no solo es uno de los mejores hospitales de Galicia sino que es uno de los mejores de España”, afirmó en declaraciones recogidas por Europa Press.
Vázquez Almuiña, por su parte, aseguró que los pacientes fueron atendidos en un “tiempo rápido”. “Hubo un contacto rápido con los pacientes [para el triaje] y los atendimos según la prioridad establecida”, sostiene el consejero, una afirmación que difiere de lo denunciado por los médicos ante la Fiscalía. La oposición ya ha pedido su cese.

El PSOE señala a Feijóo: “Es un referente del deterioro de la sanidad”

S. V.
Con el personal de Urgencias del hospital de Santiago en huelga desde hace dos meses y un paro indefinido convocado en los Puntos de Atención Continuada (PAC) de atención primaria donde murió otro paciente sin asistencia médica en verano, la Asociación Gallega para la Defensa de la Sanidad Pública hizo ayer un llamamiento a los profesionales sanitarios a “mantener y extender” las movilizaciones hasta que la Xunta atienda a sus demandas. “En el caso de que se confirmen estos hechos [por la denuncia ante la Fiscalía], supondría la corroboración de las denuncias que venimos realizando desde hace años de que los recortes y las privatizaciones tienen serias repercusiones sobre la salud de la población”, advierte el colectivo.
El secretario general del PSOE gallego, Gonzalo Caballero, señaló este sábado a Feijóo como “el principal referente en el conjunto de España del deterioro de la sanidad pública”, que está provocando “situaciones de extrema gravedad”.

Fuente

Opina sobre este artículo