Un fin de semana al año, Bill Gates lo pasaba con otra mujer en las playas de Carolina del Norte (y su esposa lo sabía) | Gente | Entretenimiento

17

El extraño arreglo sorprende ahora que una de las parejas más ricas del mundo se separan después de 27 años juntos y una fortuna conjunta de 130 mil millones.Bill y Melinda Gates han tenido un acuerdo durante décadas. Ahora que anunciaron su divorcio tras 27 años de unión y 3 hijos se conoce que por esa situación el jefe de Microsoft podía vacacionar durante un fin de semana largo en la playa todos los años con una exnovia, una capitalista de riesgo.Bill, de 65 años, y la capitalista de riesgo Ann Winblad, de 70 años, salieron en los 80 pero se separaron en 1987, el mismo año en que Bill conoció a su futura esposa Melinda. Según los informes, Ann estaba más preparada para el matrimonio que Bill, ya que trabajaba día y noche para construir su imperio de Microsoft de mil millones de dólares.A pesar del matrimonio de Bill con Melinda, la pareja mantuvo una amistad y en un artículo de 1997 en la revista TIME, Bill dijo: ‘Cuando estaba solo pensando en casarme con Melinda, llamé a Ann y le pedí su aprobación’. Ella lo aprobó y los antiguos amantes, con la bendición de Melinda, mantuvieron vivas sus vacaciones anuales, con lo que Bill podía pasar un largo fin de semana con Ann en su casa de playa en los Outer Banks de Carolina del Norte.Bill y Ann vivían su escapada cada primavera montando en motos buggies, volando en ala delta y dando paseos por la playa. Y con pleno conocimiento de Melinda.Años 80: Bill y AnnBill y Ann se conocieron en 1984 en una conferencia informática.Pero como estaban en diferentes ciudades, comenzaron a tener ‘citas virtuales’, como ir a ver la misma película al mismo tiempo y hablando de ella a través de sus teléfonos celulares. Incluso ella lo convenció de que dejara de comer carne por un tiempo.Se separaron tres años después, pero en el artículo de la revista TIME, Ann fue citada diciéndole a Bill que Melinda ‘sería una buena pareja para él porque tenía resistencia intelectual’.En 1999 Bill se asoció con Ann en Hummer Winblad Venture Partners, una firma de capital de riesgo centrada en software y web con sede en San Francisco, lo que evidenciaba la buena relación amistosa que han mantendio siempre.Melinda encuentra a BillEn The Moment of Lift, sus memorias publicadas en 2019, Melinda escribió sobre sus luchas privadas como esposa de un ícono público y ama de casa con tres hijos.Allí también describió la reunión con Bill el año en que comenzó a trabajar en Microsoft: “Llegué tarde y todas las mesas estaban llenas excepto una, que todavía tenía dos sillas vacías una al lado de la otra. Me senté en una de ellos. Unos minutos más tarde, llegó Bill y se sentó en el otro. Después de un año de salir juntos, Bill hizo una lista de los pros y los contras de casarse. “Sabes, nos queríamos mucho el uno al otro y solo había dos posibilidades: o íbamos a romper o nos íbamos a casar’’, dijo Bill en un documental de Netflix sobre su vida.27 años después llegó el divorcioTras el anuncio de la separación formal, se conoció la documentación que avala el divorcio. Melinda dice en la petición que la manutención del cónyuge ‘no es necesaria’, lo que significa que no buscará pagos regulares de Bill, sino que aceptará un acuerdo que probablemente se negocie en forma privada, si aún no se ha decidido.Muchos abogados están sorprendidos de que no hubiera acuerdo prenupcial, dado que Bill ya había ganado sus primeros mil millones de dólares a los 31 años de edad en 1987, el mismo año en que conoció a Melinda. Ahora, sus innumerables activos están en juego.Bill y Melinda publicaron la misma declaración conjunta sobre su divorcio en Twitter el lunes, que decía: ‘Después de mucho pensar y trabajar, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestro matrimonio.“Durante los últimos 27 años, hemos criado a tres niños increíbles y hemos construido una base que funciona en todo el mundo para permitir que todas las personas lleven vidas saludables y productivas.“Continuamos compartiendo nuestra creencia en esa misión y continuaremos trabajando juntos en la fundación, pero ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas. Pedimos espacio y privacidad para nuestra familia mientras comenzamos a navegar en esta nueva vida.En los documentos del divorcio, presentados en el estado de Washington, Melinda, de 56 años, describió su relación como ‘irremediablemente rota’. (I)

Fuente