¿Tu versión de Whatsapp es segura? Compruébalo en Android y en iOS

33


Según informaba recientemente Reuters, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no permite a sus funcionarios comunicarse mediante Whatsapp desde junio de 2019 por no ser “un mecanismo seguro”, afirman. La información la hacía pública un portavoz después de que expertos de la organización acusaron a Arabia Saudí de usar la plataforma de comunicaciones para ‘hackear’ el teléfono de Jeff Bezos, director ejecutivo de Amazon.El software que se sospecha puede haber facilitado el espionaje del móvil de Bezos es ‘Pegasus’, descubierto en 2016 y del que ya se supo el año pasado que podía infectar el teléfono incluso mediante una simple llamada. Whatsapp descubrió la vulnerabilidad en mayo de 2019 y no tardó en solucionarla.Teniendo en cuenta la maquinaria empresarial y el gigante tecnológico que tiene detrás Whatsapp, ¿cómo es posible que sea vulnerable? Probablemente debido a su popularidad, ya que al ser el servicio de mensajería con más usuarios a nivel mundial -más de 1.500 millones- también es el blanco de todas las miradas. Y como hemos afirmado en otras ocasiones, a la vez que crece la ciberseguridad lo hace también el ingenio para los ciberataques.¿Cómo podemos estar seguros de que estamos protegidos? Lo más importante, aseguran los expertos, es tener la aplicación siempre actualizada en su última versión, en la que previsiblemente los desarrolladores habrán corregido posibles errores de seguridad.Algunos expertos recomiendan separar por completo tu trabajo y utilizar aplicaciones de mensajería menos populares, de manera que los datos empresariales sensibles estén menos expuestos. Incluso se recomienda utilizar teléfonos móviles distintos, uno solo para el trabajo y otro para uso personal.Otra de las medidas más efectivas para reforzar la seguridad es activar la verificación en dos pasos.Cómo detectar si el móvil ha sido hackeado y qué hacerSi bien muchas veces es difícil -el malware utilizado con el móvil de Bezos es tecnología punta que borra su propio rastro-, en los intentos de ‘hackeo’ más habituales hay signos que pueden llevar a sospechar que algo ha sucedido, como un cambio en el rendimiento del teléfono.Si va más lento de lo habitual, la batería se agota antes o se calienta cuando no se está utilizando, puede ser porque está enviando información en segundo plano.La misma opción se plantea si llegan SMS con información que el usuario no ha pedido o recibimos mucha publicidad.

Fuente