Tres distribuidoras y J&J pagarán $26,000 millones para zanjar demandas por crisis de opiáceos | Noticias Univision Salud

7

” Johnson & Johnson, McKesson, Cardinal Health y Amerisource Bergen no solo prendieron la mecha, sino que alimentaron el fuego de las adicciones a los opioides durante más de dos décadas. Hoy, estamos haciendo responsables a estas empresas e inyectando decenas de miles de millones de dólares en comunidades de todo el país”, indicó James en su comunicado.Este acuerdo, que califica como “histórico”, pondrá fin a las demandas impulsadas por numerosos estados y ciudades contra las cuatro empresas y ofrecerá importantes fondos para apoyar a las comunidades más afectadas por la adicción y las sobredosis con este tipo de medicamentos.Como parte de este pacto, J&J aceptó pagar 5,000 millones de dólares en nueve años, y las tres distribuidoras 21,000 millones en 18 años, para poner fin a unas 4,000 demandas judiciales. James y fiscales de varios estados confirmaron este miércoles el pacto, que por el momento tiene carácter tentativo, pues ahora debe aún recibir el visto bueno de varios estados en un plazo de 30 días, y de numerosas comunidades en 150 días.Si un número suficiente de ellos lo apoya, se hará efectivo y los firmantes comenzarán a recibir los pagos de las empresas.Por ejemplo, Nueva York, que el lunes ya cerró por su cuenta su parte del acuerdo, recibirá más de 1,000 millones de dólares y, a cambio, retirará a las tres distribuidoras de un juicio que actualmente se desarrolla en Long Island, el primero con jurado que se lleva a cabo en Estados Unidos por la crisis de los opioides.Johnson & Johnson, que también estaba entre las acusadas, ya se había librado del juicio tras acordar con la Fiscalía pagar 230 millones de dólares y abandonar este negocio.Continúan batallas legales El acuerdo cubre únicamente a estas cuatro empresas, por lo que continuarán adelante las miles de acciones que hay en curso contra otras compañías, incluidos fabricantes y las grandes cadenas de farmacias.En los últimos años, varias empresas han aceptado ya pagar compensaciones por su responsabilidad en la crisis.Actualmente, hay juicios en curso en Nueva York y California que incluyen a compañías como Teva y Allergan, mientras que las grandes cadenas de farmacias están pendientes del inicio de procesos en su contra en los próximos meses.Mientras, otras compañías como Purdue Pharma, considerada una de las mayores responsables del problema de los opioides como fabricante del popular producto OxyContin, se han declarado en bancarrota para hacer frente a las enormes cantidades de dinero que se les reclama.La promoción agresiva de medicamentos contra el dolor muy adictivos desde mediados de la década de 1990 es considerada por muchos expertos como el desencadenante de la crisis de los opiáceos, que ha provocado más de 500,000 muertes por sobredosis en los últimos 20 años en Estados Unidos.Todas las partes de la red de distribución -grandes laboratorios como Purdue, J&J, Teva, Allergan o Endo, los principales distribuidores, redes de farmacias y médicos- son blanco de demandas judiciales, acusados de banalizar los medicamentos antes reservados al tratamiento de las enfermedades más graves.Al tornarse adictos a estos opiáceos entregados con receta médica, muchos pacientes comenzaron a consumir luego potentes derivados ilícitos como la heroína o el fentanilo, en el origen de muchas sobredosis.La epidemia se agravó durante la pandemia de coronavirus: más de 93,000 personas murieron por sobredosis ligadas en gran parte a los opiáceos en 2020, según estadísticas oficiales publicadas el miércoles pasado por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, un incremento del 30 % sobre la cifra del año anterior, que ya había sido un récord. De esas muertes, 69,710 se atribuyeron a sobredosis de opioides.

Fuente