¿Por qué España tiene tantos casos de COVID-19 si todo el mundo lleva mascarilla?

6


“¿Por qué tenemos más casos que nadie si todo el mundo usa mascarilla?”. Esa es la pregunta que centra buena parte de los debates sobre coronavirus y que ha intentado responder un grupo de investigadores de la Universidad Politècnica de Catalunya para explicar las cifras de la segunda ola de COVID-19 que azota el país. La conclusión: muchas veces no se utiliza de forma adecuada.El estudio, llevado a cabo por el Departamento de Física de Biología Computacional y Sistemas (BIOCOMSC) de la UPC, ha analizado el uso de la mascarilla de 3.100 vecinos de Barcelona y ha concluido que brilla por su ausencia en terrazas y parques al pasar tiempo con familiares y amigos. Para llegar a este resultado, este trabajo, liderado por el biofísico Daniel López Codina, ha estudiado el empleo de la mascarilla en la calle, los supermercados, los parques y las terrazas entre el 2 y el 9 de septiembre en cinco distritos de la ciudad condal. Este planteamiento ha permitido a los investigadores analizar el comportamiento de la ciudadanía en lugares abiertos y cerrados presencia de conocidos y extraños.Per què tenim més casos que ningú si tothom porta mascareta? Hem intentat contestar a aquesta pregunta en el darrer informe a la CE amb estudi de camp sobre el comportament a Barcelona. Obrim fil amb gràfica clau i amb petició final a tots el que en seguiu #portembémascareta 1/ pic.twitter.com/ALtPnA0gt0— BIOCOMSC (@BIOCOMSC1) September 15, 2020El trabajo de campo ha concluido que apenas el 2% de los ciudadanos la utilizan en la terraza de bares y restaurantes cuando se encuentran en presencia de familiares y amigos. De las 913 personas analizadas en este ambiente, tan solo 17 la llevaban. Al parecer, la población opta por quitarse directamente la mascarilla todo el tiempo que permanecen a la mesa, en lugar de hacerlo solo en el momento de la consumición. Y el porcentaje de quienes la usan en reuniones en los parques donde se congregan más de dos personas para charlar no es mucho más elevado, pues se queda en el 8%, a pesar de ser, en principio, obligatorio.Bien diferente es la situación en los supermercados, en un espacio cerrado con gente desconocida, donde el empleo de la mascarilla sube hasta el 94%, por delante del uso en la calle, que se queda en el 71%.

Fuente