París abre la pasarela hombre en una semana de la moda con sabor español

9

EFE • 21 Ene 2020 – 03:00 AM

París acoge hasta este domingo la presentación de las colecciones otoño-invierno 2021 de hombre, en una semana marcada por la presencia de las firmas españolas Oteyza, Palomo Spain y Loewe, que han logrado llevar la etiqueta del «fabricado en España» a lo más alto de la moda internacional.

La marca dirigida por Paul Oteyza se cuela por primera vez este miércoles entre los invitados de la Federación de la Alta Costura y la Moda con una presentación de sus geométricas y armónicas piezas de sastrería realizadas a mano, una fabricación que ha atraído la mirada internacional a sus capas, sus faldas masculinas y sus característicos sombreros de ala ancha.

Días más tarde el cordobés Alejandro Gómez Palomo, mostrará su nueva colección inspirada en las referencias místicas y religiosas de «El Greco», en una línea con colores ricos tomados de la paleta del pintor a quien el Grand Palais de París dedica una retrospectiva en estos momentos.

Según pudo saber EFE, en su quinto desfile en París Palomo Spain desvelará una colaboración con Swarovski en prendas donde los bordados y flores tendrán un especial protagonismo, combinado con el estilo de la llamada «Ruta del Bakalao», uno de los movimientos de ocio nocturno más conocidos de los años 80 y 90 en España.

El sábado, Loewe presumirá de haber convertido el saber hacer ibérico en un éxito internacional al subir por segunda vez a la pasarela su colección de hombre, tras haberse estrenado el pasado junio.

Durante seis días, los reyes de la moda masculina se alternarán con las nuevas promesas del diseño que en esta ocasión cuenta con una gran presencia de firmas internacionales como las británicas Casablanca y Craig Green o la estadounidense Rhude, que acuden por primera vez esta semana.

Junto a ellas, otras marcas consolidadas regresan a la pasarela: Jacquemus, la firma del niño bonito de la moda francesa, Givenchy y Rochas Homme, que optan por desfiles en lugar de sus tradicionales presentaciones a puerta cerrada.

Esta edición llega durante la larga huelga contra la reforma de las pensiones del Gobierno de Emmanuel Macron, que ha afectado al transporte público durante mes y medio y ha dejado a la ciudad de París prácticamente paralizada.

Aunque la situación no está tan alterada como las primeras semanas, el metro sigue suspendido en su casi totalidad, por lo que la federación organizadora de la semana de la moda ha doblado el número de autobuses privados puestos a disposición de los asistentes de los desfiles.

«No podemos cambiar las huelgas», ironiza una portavoz contactada por EFE, que relativiza el problema tras la experiencia con las manifestaciones de los «chalecos amarillos» en 2019, que obligaron a marcas como Loewe y Dior a cambiar sus desfiles.

La federación dice que pese al temor de que aquellas protestas convirtieran la pasarela en una catástrofe «todo fue muy bien» el año pasado, por lo que rechazan hacer más comentarios sobre el posible impacto de las huelgas en esta ocasión.

En cualquier caso, y aunque sea sin metro ni autobús público, los trabajadores de la industria desplazados hasta París tendrán que hacer frente a un calendario cargado de propuestas, uno de los más ricos y variados del panorama de la moda internacional.

El jueves, Louis Vuitton, Givenchy e Issay Miyake protagonizarán la jornada, aunque será difícil competir con el huracán mediático que suele atraer el estadounidense Virgil Abloh, diseñador de Vuitton, que presentará su nueva colección en el Jardín de las Tullerías.

Abloh tuvo que ausentarse en la última semana de la moda, en octubre, por sus problemas de salud derivados del alto nivel de estrés y presión al que ha estado sometido en los últimos dos años desde su llegada a Vuitton y sus múltiples colaboraciones con marcas como Ikea o Nike.

El viernes, Balmain y Dior Homme mostrarán sus apuestas para el armario masculino otoñal, mientras que Lanvin, Acne Studios y Palomo Spain clausurarán la pasarela el domingo, antes de dar paso el lunes a otros cuatro días de desfiles con las presentaciones para la primavera-verano 2020 de la moda más prestigiosa, la alta costura.

Fuente