Padres e hijos y la pelea que los definirá a todos

10

El famoso régimen de entrenamiento idiosincrásico de Vasiliy Lomachenko es menos un esfuerzo atlético que una serie de ejercicios de supervivencia, diseñados para superar los límites ostensibles de su mente, cuerpo y alma. Aguantará la respiración durante más de cuatro minutos. Entrena 15 rounds consecutivos de 4 minutos con 30 segundos de descanso entre cada uno. Nada solo a través de las traicioneras corrientes del río Dniéster, 10 kilómetros antes de que desemboque en el Mar Negro.Una de las peleas más anticipadas del año cobrará vida el 17 de octubre cuando Vasiliy Lomachenko y Teófimo López se enfrenten para unificar en peso ligero desde la burbuja de Las Vegas EN VIVO por ESPN y ESPN Deportes solo para Estados Unidos.Sábado 17 de octubre, 7:30 p.m. ET• Vasiliy Lomachenko vs. Teófimo López, 12 rounds, por los títulos de peso ligero OMB/AMB y el cinturón “franquicia” CMB de Lomachenko, y el título de peso ligero FIB de López
Cada golpe que lanza en el entrenamiento es registrado y medido por un chip de computadora incrustado en sus vendas. Sus capacidades cognitivas se enfatizan y se evalúan con herramientas de diagnóstico que alguna vez estuvieron reservadas para los cosmonautas y pilotos de combate de la era soviética.”Todo fue diseñado”, dijo una vez su padre, Anatoly.El mayor de los Lomachenko entrenó al equipo de boxeo de Ucrania a cinco medallas olímpicas en 2012. Oleksandr Gvozdyk ganó el título de peso semipesado del CMB. Oleksandr Usyk, a quien todavía entrena como peso pesado, fue un campeón indiscutible de peso crucero. Pero el trabajo de su vida, su intento de estar inscrito para siempre en el libro del boxeo, es su hijo, Vasiliy, quien ha ganado cinco títulos en tres divisiones, sin mencionar un par de medallas de oro olímpicas.”Estaba escrito”, dijo Anatoly una vez.¿Escrito?”Antes de que fuera concebido”.Anatoly Lomachenko ha utilizado métodos de entrenamiento únicos para guiar a su hijo Vasiliy a lo largo de su carrera. AP Photo/Damian DovarganesEn otras palabras, los Lomachenko consideran su misión como si fuera una profecía. Se han preparado para todo, han imaginado todas las contingencias, excepto, tal vez, la absurdamente improbable que tienen ahora frente a ellos: el hijo de un ex traficante de drogas de Brooklyn, un tipo que se educó como entrenador de boxeo viendo funciones de Kung Fu y YouTube.Él también dice que su hijo, Teófimo López Jr., es “una visión de Dios”.2 RelacionadoSi no está claro a quién favorece la apuesta Divina, la naturaleza del deporte, en el sentido más amplio, favorece a López. Hay excepciones, por supuesto: Floyd Mayweather, de 36 años, dominando a Canelo Alvarez de 23 años o George Foreman ganando el título de peso pesado a los 44. Pero la historia del box es en gran parte el hombre grande derrotando al más pequeño, y el joven lleno de promesas venciendo al viejo campeón (ver Oscar De La Hoya-Julio César Chávez o Lomachenko-Guillermo Rigondeaux, comparaciones que no serían exactas, pero sí útiles).”¿Quién dice que 32, 33 es una vejez para un boxeador?” pregunta Lomachenko, quien, a cuatro meses de haber cumplido 33 años, es un veterano de 397 combates amateur y 15 peleas por el título profesional. “Estos son límites que otros te imponen. No puedo estar de acuerdo”.Sin embargo, admitiría que es el hombre más pequeño que lucha contra un joven campeón anormalmente poderoso. Si bien López podría pelear fácilmente en 140 en un futuro cercano, Lomachenko nunca fue un verdadero peso ligero. Más bien, llegó a 135 solo porque los otros campeones (o sus manejadores) en peso pluma y 130 libras no estaban dispuestos a pelear contra él.play1:30Vasiliy Lomachenko ejercita su cuerpo y su mente con rutinas que serían muy complicadas para cualquier mortal.Lomachenko no es lo que era en los pesos más bajos, ni invulnerable ni intocable. Jorge Linares lo derribó. Luke Campbell lo atrapó con algunos golpes decentes. Incluso José Pedraza ganó algunos rounds. ¿Qué hay entonces de López, un joven campeón con reflejos nerviosos y talento para la devastación con un solo golpe?Te preguntas si Lomachenko alguna vez ha considerado el mito de Ícaro, cuyo padre le dio alas de cera, solo para que el niño volara demasiado cerca del sol.”Si mi padre me diera alas, se las haría él mismo para volar conmigo”, dice Lomachenko. “Esa es la diferencia.”VER: Todo lo que es Lomachenko es gracias a Papa ChenkoEn otras palabras, a diferencia de López, cuya relación con su padre tiende a demostraciones emocionales de afecto y volatilidad, Lomachenko sigue siendo devotamente discreto, pero siempre fiel, al gran diseño de Anatoly.”Para grabar nuestros nombres en la historia del boxeo para que las generaciones futuras nos recuerden”, dice.No está hablando de una racha ganadora. Está hablando de posteridad.Pero también lo dicen los López, ambos. Lo llaman “The Takeover”, pero es más grande que cualquier intento de marca.Teófimo López Jr. y su padre comparten una relación muy estrecha, pero tensa. Bill Tompkins/Getty ImagesDe hecho, esta pelea hará historia en el boxeo. Pero su verdadero mérito se ha perdido en la hipérbole del periodo previo. Es más que Teófimo llamando al gran maestro titular “una ilusión” (mucho menos una “perra” y una “diva”).Es más que un Battle Royale de padres de campeones de boxeo. Aparte de batear .400, una unificación de cuatro cinturones (lo siento, no hay problema con el talentoso Devin Haney, pero la idea de que es un “campeón” del CMB no es digna de discusión) podría ser ahora la tarea más difícil en los deportes. Hay una razón por la que solo se ha hecho cuatro veces. Para convertirse en un verdadero campeón indiscutible, hay que superar la política insidiosa de los organismos sancionadores, la codicia de los diversos intereses promocionales y, menos traicionero, pero no menos arduos, los demás campeones.VER: Teófimo no contiene las lágrimas cuando habla de su padreEn un deporte que exhibe con gusto a YouTubers y ex campeones del pasado, Lomachenko y López han abrazado el riesgo real. Con 130 libras, Lomachenko adquirió la reputación de no solo vencer a los oponentes, sino también de dejarlos irreparablemente fracturados. Pero los nocauts de López son realmente aterradores, caminando una línea fina entre lo emocionante y lo grotesco.”En primer lugar, quiero ganar esta pelea”, dice Lomachenko. “Pero si tengo la oportunidad de hacerlo desagradable para él, para que él lo sienta y recuerde, ciertamente lo haré”.”Espero arrastrarlo a aguas profundas, hasta el fondo, y mantenerlo bajo el agua sin aire”.Hay dos resultados probables aquí: o el campeón indiscutido de peso ligero de cuatro cinturones ni siquiera es un peso ligero, pero será, sin lugar a dudas, el mejor boxeador del mundo y uno para la historia. Habrá demostrado ser una gloriosa excepción en la historia del deporte.O un muchacho de 23 años, rechazado por USA Boxing en su intento por entrar en el equipo olímpico, en solo su pelea número 16 y guiado por un padre que ha inspirado un movimiento de ojos universal, ingresará al nivel superior del ranking libra por libra del mundo. Puede ser violento. Puede ser sensible. Pero siempre es carismático. Una noche como esta podría ser la génesis de su estrellato.Pase lo que pase, el sábado en Las Vegas debería cambiar el boxeo. Para lo mejor. Es una gran y bienvenida partida en un deporte donde los campeones invictos pueden pasar años sin luchar contra nadie, donde los organismos sancionadores inventan títulos confusos y los contendientes son considerados “mandatorios” como actos de extorsión apenas velados.Y no importa quién gane, uno de estos tipos realmente demostrará que su padre es un profeta.MÁS: ESPN+: Lomachenko-López, el análisis de Timothy Bradley

Fuente