México y EU se unen en emotivo homenaje a víctimas del tiroteo en El Paso

20

México y Estados Unidos se unieron esta tarde para rendir un emotivo homenaje a las víctimas del tiroteo del pasado 3 de agosto en El Paso, Texas, pero también a los policías que respondieron al ataque; asimismo para llamar a la unidad y no permitir que el odio prevalezca.
A la ceremonia, realizada en el Southwest University Park, asistieron el subsecretario y negociador comercial para América del Norte, Jesús Antonio Seade Kuri; el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado; y el presidente municipal de Ciudad Juárez, Armando Cabada.
Seade dijo que si bien “son tiempos de duelo para todos”, también lo son de “levantar la cara, unidos. Sin divisiones de raza, color y cultura”, y de alzar la voz para decir que “merecemos un mundo en paz”. 

“Nuestra cultura, nuestros orígenes son más grandes que cualquier acto de violencia”, aseguró. 

Estoy en #ElPasoStrong, Texas para expresar las condolencias y el apoyo del @GobiernoMX a los familiares y al pueblo de #EEUU víctimas de la barbarie ocurrida el pasado 3 de agosto.
Pueden seguir la transmisión de la ceremonia a las 8 pm, hora CDMX
https://t.co/gNqwOtU3Lx
— Jesús Seade (@JesusSeade) August 15, 2019

Corral criticó con dureza lo que llamó recrudecimiento del “discurso de intolerancia” de un “cierto sector” en Estados Unidos que, dijo, mantiene a esa nación al filo del “terrorismo interno”.
Debemos, subrayó, “convocar al reconocimiento, al respeto de las diferencias”, y llamó a que “el dolor no se convierta en odio, que no se anide la desconfianza entre nosotros”. Es momento, indicó, de “exigir un alto a la narrativa racista y antiinmigrante”.
Resaltó, a la vez, que el autor del tiroteo en el Walmart de El Paso, en el que murieron 22 personas, entre ellas ocho mexicanos, “no representa a la sociedad estadounidense”, y se mostró confiado en que “el miedo no nos va a dividir”.
Cabada dijo que más allá del supremacismo blanco, “el verdadero asesino fue el odio y la ignorancia”.
El gobernador de Texas, Gregg Abbott, uno de los primeros en hablar, expresó su tristeza por las víctimas, pero también insistió en que es momento de la unidad, mientras que el alcalde de El Paso, Dee Margo, insistió en que el ataque fue un “acto de maldad que no puede ser explicado y que no vino de nosotros”. El Paso, anotó, “no es racismo ni odio, es apoyo y amor”.

Al acto asistieron los policías que respondieron a la agresión, y que recibieron una fuerte ovación. También acudió Rubén Martínez, el niño de 11 años que convocó al llamado “El Paso Challenge” en el que llamó a realizar 22 actos de bondad, uno por cada una de las víctimas.
agv

Fuente