Martinelli afronta el nuevo juicio, ‘feliz y contento’, acompañado de diputados de CD

6


Finalmente, pese a la cadena de recursos técnicos que presentó para evitar este momento, Ricardo Martinelli se presentó en las oficinas del Primer Distrito Judicial, para la celebración del juicio en su contra, por presunto espionaje político. Él lo llamó “babosada política”.Martinelli llegó a las 8:38 a.m. y caminó desde su vehículo hasta la sala de audiencia utilizando una andadera. El paseíllo lo hizo escoltado por varios diputados de Cambio Democrático (CD), como Yanibel Ábrego y Marylín Vallarino. También estaban en el lugar Hernán Delgado, Leopoldo Benedetti y Dalia Bernal.“Esta es una pelea privada entre tres personas.: una señora que no se ha podido reponer de una pérdida del 2009 y dos personas que lo único que quieren es plata. Esto no conlleva nada más”, dijo Martinelli. Se estaría refiriendo a tres de las seis víctimas querellantes: la excandidata presidencial del PRD en el 2009, Balbina Herrera; el dirigente perredista Mitchell Doens, y el abogado Rosendo Rivera.Las otras tres víctimas querellantes (Mauro Zúñiga, Juan Carlos Navarro y Rubén Polanco) habrían alcanzado acuerdos monetarios para retirarse del proceso. No obstante, este miércoles, Martinelli, cuando escuchó las preguntas de los periodistas sobre ese tema, dijo: “Yo no pago nada”.Carlos Herrera Morán, abogado de Zúñiga, acudió al juicio y le dijo a los periodistas que continuará “hasta las últimas consecuencias”. Reconoció que a su cliente le han ofrecido “sumas importantes”, para apartarse del caso. “Sí hemos tenido conversaciones”, remarcó.“Ni disculpas ni cartitas de disculpas ni acuerdos de recámaras ni política de chequera van a detener este caso… Lo único que aceptamos es que Martinelli se declare culpable en la sala de audiencia”, agregó Herrera Morán.El fiscal Ricaurte González indicó que Martinelli afronta la pena máxima de ocho años de prisión, cuatro por cada uno de los delitos que se le endilgan: interceptación de las comunicaciones sin autorización judicial y seguimiento sin autorización judicial. Los dos delitos de peculado fueron excluidos de la acusación, cuando el tribunal de apelación ordenó celebrar un nuevo juicio, en noviembre pasado.González reconoció que algunos querellantes han comunicado su intención de no continuar con el proceso, pero eso no es razón para que el juicio no se celebre. Recordó que más de 150 personas fueron víctimas de las interceptaciones llevadas a cabo desde el Consejo de Seguridad Nacional.¿Llegar a acuerdos con los querellantes no significa culpabilidad?, preguntó un reportero. “Usted lo ha dicho”, respondió González. Con él estaba el también fiscal Aurelio Vásquez.Martinelli repitió algunos argumentos que invalidan el proceso en su contra: que nunca fue imputado, que ya fue juzgado por estos hechos y que hay prescripción de la acción penal. Todos han sido rechazados por jueces, tribunales de apelación y/o hasta la Corte Suprema de Justicia.Aunque la defensa técnica había dicho que el expresidente está incapacitado por orden del neurocirujano Walter Kravcio, Martinelli dijo que habría preferido ir a trabajar, en lugar de acudir al juicio. Kravcio fue el mismo médico que lo operó de la columna, el 20 de junio pasado, razón por la que el juicio, originalmente programado para el 5 de julio, no pudo celebrarse en aquella fecha.Con información de Juan Manuel Díaz, Getzalette Reyes y Mónica Palm…

Fuente