Marta no jugará en el debut de Brasil en el Mundial femenino

20

El entrenador de la selección brasileña femenina de fútbol, Oswaldo Álvarez ‘Vadao’, confirmó hoy que su estrella Marta Vieira da Silva no estará disponible para el debut de la ‘Canarinha’ en el Mundial-2019 contra Jamaica.

“La condición de Marta ha mejorado mucho más rápido de lo que esperábamos. Fue una lesión problemática. Pero la verdad es que no puede jugar mañana”, dijo ‘Vadao’ en referencia a los problemas en el muslo izquierdo de la seis veces mejor jugadora del mundo.

“Marta puede quedarse en el banquillo si quiere estar con su equipo, pero aún no está en condiciones de jugar”, añadió el seleccionador en una rueda de prensa en Grenoble.

La baja de Marta, mejor goleadora de la historia del Mundial con 15 tantos, oscurece aún más las expectativas de las brasileñas, que llegan a la cita francesa luego de nueve derrotas consecutivas en amistosos previos al torneo.

La ‘Seleçao femenina’, que a diferencia del cuadro masculino nunca ha levantado un Mundial, está en la llave C junto a Jamaica, Italia y Australia.

Marta, la reina en busca de corona en el crepúsculo de su carrera

Apodada la “Pelé con faldas” por el mismo Rey Pelé, Marta encara seguramente su último Mundial de fútbol femenino a los 33 años, y sus posibilidades de ganar por fin el título en Francia-2019 parecen lejanas al frente de una selección de Brasil lejos de figurar entre las favoritas.

Considerada la mejor jugadora de fútbol de todos los tiempos por la mayoría de observadores, “Rainha Marta” (la reina Marta) nunca logró llegar a lo máximo con la Seleçao, pese a ser la máxima anotadora de los mundiales, con quince tantos.

Disputó cuatro, siendo subcampeona en 2007, y obtuvo dos medallas de plata, que le dejaron un sabor amargo, en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004 y Pekín-2008.

Si la reina del fútbol brasileño no fue campeona del mundo como su contraparte masculina, Pelé, que fue tricampeón mundial, ganó más premios individuales que nadie, hombres y mujeres por igual.

Fue elegida por sexta vez como la mejor jugadora del mundo en septiembre, quedando por encima en el podio de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, ganadores de cinco trofeos cada uno.

Marta tiene mucho en común con Messi: su baja estatura (ella mide 1,62 m), la genialidad con la pelota al pie y tener que arrastrar como una losa la falta de un título importante con su país (Messi, como Marta, perdió una final mundialista contra Alemania en 2014).

Pero el principal logro de Marta es haber salido de la miseria después de una infancia difícil en Alagoas, uno de los estados más pobres del nordeste de Brasil.

Embajadora de la ONU para la igualdad de género, es una inspiración para muchas mujeres brasileñas que aman jugar al fútbol pero que a menudo son estigmatizadas en un país muy machista.

Fuente

Opina sobre este artículo