Los usuarios de Twitter están exponiendo el sentimiento prorruso en China

8

China y el dilema sobre la guerra en Ucrania 7:42

Hong Kong (CNN) — Los usuarios anónimos de Twitter están sacando a la luz el nacionalismo extremo y el sentimiento prorruso que circula por Internet en China, y a Beijing no le hace ninguna gracia.

En las últimas semanas se han traducido y compartido en Twitter decenas de mensajes capturados de las plataformas de redes sociales más populares de China, ofreciendo al público occidental una rara visión de la Internet china.
Entre esos mensajes figuran un destacado blog militar que afirma falsamente que el ataque ruso a una estación de tren en Kramatorsk fue en realidad llevado a cabo por Ucrania; un conocido comentarista de los medios de comunicación que desestima las atrocidades en Bucha; y un vlogger con cientos de miles de seguidores que utiliza un término misógino para referirse a Ucrania.

Las publicaciones aparecen por cortesía de usuarios anónimos de Twitter que dicen que su objetivo es exponer al público occidental el verdadero alcance de los contenidos prorrusos o nacionalistas en las plataformas fuertemente censuradas de China.
A menudo aparecen bajo el hashtag “The Great Translation Movement”, o son compartidos por una cuenta con el mismo nombre gestionada por un equipo anónimo y descentralizado que recopila y traduce mediante crowdsourcing mensajes populares sobre Ucrania y otros temas de actualidad, según un administrador entrevistado por CNN. Muchos de ellos, aunque no todos, parecen haber sido compartidos o gustados en China, criterios de selección citados por el administrador.
Calculan 22.000 muertes en Mariúpol por incursión rusa 0:53
Desde el lanzamiento de la cuenta, a principios de marzo, ya se ha hecho con muchos amigos y enemigos, atrayendo a 116.000 seguidores (y subiendo) y un montón de críticas de los medios de comunicación estatales de China.
El movimiento se formó en respuesta a la supuesta hipocresía de China al presentarse como neutral en relación con Ucrania, incluso cuando su Estado y los medios de comunicación social circulaban narrativas prorusas, dijo el administrador a CNN.
“Queremos que el mundo exterior sepa al menos lo que ocurre dentro, porque no creemos que pueda haber ningún cambio desde dentro”, dijo el administrador, que pidió el anonimato por motivos de seguridad.
¿De mala fe?
Los medios de comunicación estatales de China han arremetido contra lo que condenan como “contenido escogido”. El brazo de ultramar del Diario del Pueblo —el portavoz del Partido Comunista en el poder — afirmó que los traductores que están detrás del movimiento son culpables de atribuir los “comentarios extremos” de algunos internautas a todo el “país”.
El periódico nacionalista Global Times acusó al grupo de ser “actores de mala fe de habla china” y uno de sus escritores de opinión afirmó que el grupo incluía “fuerzas hostiles extranjeras” que perpetuaban una “guerra psicológica contra China”.
Fuera de China, los expertos en medios de comunicación advierten que los mensajes no muestran una visión global de la opinión pública en China y parecen estar seleccionados, al menos en parte, por su valor de choque, pero podrían ser útiles para sacar a la luz estos elementos de la esfera mediática china.

Los críticos también dicen que los tweets del grupo muestran evidencia de su propia parcialidad, como en los posts que utilizan un término que compara a China con la Alemania nazi.
Los expertos afirman que las publicaciones que ganan adeptos en las redes sociales chinas deben considerarse a la luz de su entorno altamente censurado, en el que prosperan las voces nacionalistas y las liberales se han retirado en gran medida o han sido censuradas.
Pero el administrador que habló con CNN dijo que el objetivo era destacar la visibilidad de esas publicaciones, algunas de ellas procedentes de influyentes populares, comentarios que reciben miles de “me gusta” o de destacados comentaristas, e incluso medios de comunicación respaldados por el gobierno.
“Nuestro objetivo es concientizar sobre el estado de la opinión pública en China, ya sea puramente el resultado de interacciones espontáneas (o) el resultado de la censura del gobierno”, dijo el administrador.
“Queremos contrarrestar el esfuerzo de los medios de comunicación chinos afiliados al Estado mostrando a Occidente algunos contenidos que no quieren mostrar”, añadió.

Doble mensaje
La resistencia contra el grupo por parte de los medios de comunicación estatales chinos pone de manifiesto las sensibilidades en torno a cómo China quiere presentarse en la escena mundial, especialmente en un momento en el que ha estado intentando caminar por la cuerda floja diplomática entre Rusia y Occidente sobre Ucrania.
China ha tratado a menudo de presentar dos narrativas diferentes: una para el público nacional y otra para el extranjero. Esto es posible gracias a la barrera del idioma y a un ecosistema en línea que prohíbe aplicaciones como Facebook, Twitter e Instagram. El Gran Movimiento de Traducción rompe ambas barreras.
“Incluso antes de la era de las redes sociales, la forma en que China habla internamente a través de sus medios de comunicación estatales es algo que no aprecia que se analice y se traduzca para el mundo”, dijo David Bandurski, director del Proyecto de Medios de Comunicación de China, un programa de investigación en asociación con el Centro de Estudios de Periodismo y Medios de Comunicación de la Universidad de Hong Kong.
Y en lo que respecta a Ucrania, China ha tratado de presentarse, al menos ante el público extranjero, como no alineada y comprometida con la paz. Pero la cobertura de los medios de comunicación en su país cuenta una historia diferente, dijo Bandurski.
El arsenal bélico de Ucrania, explicado por analista militar 2:30
“Si nos fijamos en la cobertura de los medios de comunicación (estatales), es realmente difícil hablar de neutralidad… Todo lo que han dicho es amplificar la desinformación y alinearse con Rusia en términos de narrativas”.
Aunque el tono de los medios de comunicación respaldados por el Estado es claro, los expertos afirman que es difícil calibrar la opinión pública en China simplemente mirando las redes sociales, incluso cuando se trata de influenciadores populares o publicaciones virales.
Como en cualquier parte del mundo, las opiniones en las redes sociales pueden ser extremas. En China, la fuerte manipulación y la censura suelen amplificar algunas voces.
Las autoridades están ciertamente interesadas en promover su narrativa preferida en línea, y tienen los medios técnicos y políticos para “guiar a la opinión pública” sin reparos”, dijo Florian Schneider, director del Centro Asiático de Leiden en los Países Bajos.
“Tampoco debemos subestimar el poder de los algoritmos de las redes sociales: a medida que las declaraciones prorrusas se convierten en la corriente principal, reciben cada vez más likes y shares, lo que las hace más visibles”, dijo.

Voces reprimidas en China, cámaras de eco
La situación es complicada: Beijing también tiene motivos para desconfiar de las voces ultranacionalistas, que las plataformas a veces censuran. Y aunque la retórica nacionalista se ha vuelto más dominante en Internet en los últimos años, las voces más fuertes pueden no ser mayoritarias.
Bandurski dijo que una analogía sería observar las voces ultraconservadoras en el entorno mediático de EE.UU., y asumir que eso es representativo de la perspectiva estadounidense.
“El peligro es esta especie de cámara de eco de contenidos, que podríamos asumir como representativos de China y su perspectiva, y en realidad es mucho más complicado que eso”, dijo.
Maria Repnikova, directora del Centro de Estudios de Información Global de la Universidad Estatal de Georgia, dijo que en lo que respecta a Ucrania ha habido “voces alternativas que hablan de la guerra… pero no son tan dominantes ni tan ruidosas ni tan visibles”. Sus publicaciones pueden ser censuradas o difíciles de detectar, ya que los usuarios de las redes sociales pueden expresar sus opiniones discrepantes mediante códigos y alusiones.
También se pregunta si las cosas serían diferentes si las imágenes de las ciudades bombardeadas de Ucrania o las atrocidades de Bucha no estuvieran restringidas en China.
China: ¿qué consecuencias enfrentaría si apoya a Rusia en la guerra? 1:10
“Si la gente pudiera ver todas esas imágenes y escenas, ¿sería diferente la historia? ¿Se oirían voces diferentes?”.
El administrador del Movimiento de la Gran Traducción dijo que esperaba que el movimiento pudiera ayudar a presionar a Beijing para que bajara el tono de la retórica en estas plataformas, de modo que hubiera espacio para más voces.
“En el actual discurso chino dominante hay un espacio muy limitado para que hablen las personas que tienen una mente racional”, dijo el administrador.
“Incluso si hablas y si no te borran, te van a enviar spam… y la gente va a decir que eres un espía… se destruye la dignidad de la propia gente”.
La oficina de CNN en Beijing contribuyó a este artículo.

Fuente