Los mejores restaurantes en Madrid para la cena de empresa de Navidad | Madrid

38


Preparados, listos… y a la cena de navidad de la empresa. Cada año más en grupo que el anterior. «Ya han empezado a reservar algunas empresas con las que siempre trabajamos. Hay gente que planifica con mucho tiempo», aclara Miguel Grande, director de Los Galayos, un restaurante familiar de la Plaza Mayor. Lo mismo le ocurre a Remigio Sánchez, encargado de La Bobia, una taberna de influencia asturiana próxima a la zona de La Latina. «Aquí estamos bien organizados para lo que pueda venir», comenta.
Según la Asociación de Hostelería de Madrid, la campaña de Navidad supone para muchos restaurantes, bares y comercios el 25% de su facturación anual. El año pasado, la previsión de incremento era del 4%. «Estos meses metemos algo de refuerzo, pero muy poco. Nuestro local está acostumbrado a gestionar grupos grandes», explica Paco Talavera, gerente de Raimunda, otro espacio que está de bote en bote toda la temporada, pero que en estas fechas se encuentra más solicitado que nunca. «Se respira un aire más festivo, lo que no quita para que los clientes sean igual de exigentes», puntualiza.
Muchos piensan que el apartado gastronómico, cuando se celebran estas grandes reuniones, no se cuida tanto. Algo que niegan todos los entrevistados. «Nosotros intentamos ofrecer menos elaboraciones y más producto. De esta manera la calidad del servicio no se resiente», apunta el hombre detrás de Con dos fogones, David Noval. A continuación algunas propuestas que no desatienden la parte más foodie de estas celebraciones, son enclaves que en su mayoría ofertan menús cerrados para estos días, en los que se hace casi obligatorio retomar la agenda del «a ver si nos vemos».
Para aquellos que apuestan por las tabernas

Uno de los platos de La Bobia.

Cuchareo y tapeo clásico. ¿Porqué no? El menú de La Bobia (San Millán, 3) ofrece croquetas de cecina, chipirón y cabrales, arroz marinero, cachopo XXL, huevos con picadillo, fabada asturiana, frixuelos o arroz con leche, entre otros, a un precio imbatible: 35 euros. Desde El 5 de Tirso (Tirso de Molina, 5) también tienen clara su apuesta. Croquetas de chuletón, mejillón de roca a la sartén, ensalada de tomate con ventresca, lomo de vacuno fileteado, lasaña de rabo de toro y una botella de Viña Pomal, para compartir, a 40 euros.
Para los que gustan de las terrazas climatizadas

La elección de un lugar cómodo, a la vez que instagrameable, es otra de las máximas en estas comidas entre amigos. Rocacho (Padre Damián, 38) y Martinete (Marqués de Salamanca, 9) cuentan con sendas terrazas climatizadas, lo que hace de la experiencia gastronómica algo más especial. A ello, hay que sumarle el precio. El del primero sale desde 65 euros e incluye aperitivo y entrante (croquetas de gamba roja, taco de ceviche de corvina o rocacho de bacalao), un plato principal (lomo o chuletón de vaca) y postres variados con bebida y café. El segundo, un espacio que recuerda a los nuevos bistros de París, tiene diferentes opciones de grupo para comidas y cenas de Navidad a partir de 42 euros.

La terraza del Martinete.

Para los más inquietos

Buscar alternativas algo más arriesgadas tampoco es un problema. Bacira (Castillo, 16), que tiene la calificación de Bib Gourmand otorgada por la guía Michelin, da cuatro menús abiertos a la fusión entre la cocina mediterránea y la asiática. El de 58 euros incluye sardinas ahumadas con ajoblanco de coco, tartar de atún picante, maki de lubina, croquetas de txangurro al curry rojo, risoteo de carabinero, pulpo con ají amarillo y albóndigas de rabo de toro. Todo al centro. En Astrolabius (Serrano, 118) le dan una vuelta al recetario peruano y mexicano. Para estas fiestas tiran la casa por la ventana. Arrancan con un pisco sour y siguen con ensaladilla rusandina, mejillón gocho (con chorizo gallego y leche de tigre), aguachile, taco de molleja, quesada, tocino de cielo… ¿Precio? 45 euros.
Para descubrir la cocina de mercado

La cocina de producto es otro de esos elementos fundamentales si se quiere ir a lo seguro en una comida de grupo. Dentro de las posibilidades que prometen muchos establecimientos, es probablemente la de María Luisa Banzo una de las más sabrosas. «Estoy acostumbrada a atender reuniones de amigos durante todo el año, pero quizás en estas fechas es cuando más ocurre», recuerda la propietaria de La cocina de María Luisa (Jorge Juan, 42). Su menú degustación, a partir de 50 euros, se recrea en la caza y en la selección setera, una de las mejores de la capital. El alma mater de Matritum (Cava Alta, 17), Xavier Saludes, también tira de materia prima de temporada como gyozas de otoño con panceta y shiitake, croquetas de suquet de carabinero, micuit de foie gras de pato casero o albóndigas de pintada en pepitoria. El menú prenavideño sale partir de 45 euros, bebida incluida.
Para vegetarianos

Los vegetarianos también tienen muchas opciones. El restaurante Con dos fogones (San Bernardino,9), liderado por David Noval, ha incluido este año un menú ecofriendly (29 euros) donde hay espacio para una ensalada de quinoa y kale, humus, ceviche de setas shiitake, ñoquis de patata violeta o causa limeña combinada con nuestra ensaladilla rusa. Otro imprescindible es Level Bistro (Menéndez Pelayo, 61), que innova con menús de grupo personalizados, formados por cuatro o cinco platos al centro. Su filosofía, compartir y probar cuanto más mejor, no falla. ¿Algunos platos? lasaña, falafel, crepes rellenos, crema de calabaza, papillote de setas… desde 30 euros, sin incluir bebida ni postre.
Para amantes de las vistas

Cóctel Metropolitan en la terraza de Doñaluz.

Las cenas en azoteas se han convertido en una alternativa cada vez más habitual, con espectaculares vistas 360 al edificio Carrión o la Puerta del Sol. My Way Skybar se encuentra en la décima planta de Gran Vía 42 y su cocina está comandada por el chef Joaquín Felipe, que ofrece un menú degustacion (palomitas de wasabi, buñuelos de maiz, coles de Bruselas, filetes de apionabo, bacalao en escabeche…) por 38 euros. Y de Callao a Montera, 10 donde se sitúa Doñaluz, otro espectacular rooftop con varias posibilidades de menú navideño. El más económico, de 45 euros, incluye tabla de jamón ibérico, quesos internacionales, croquetas de cecina, pulpo y calamar, taco de bogavante con aguacate y mango, bacalao con cebolla dulce, solomillo a la brasa y crema de arroz con leche, más tres consumiciones.
Para grupos grandes

Si lo que se busca son grandes salones, Los Galayos (Botoneras, 5) es una de las alternativas mejor posicionadas. Sus reservados tienen capacidad para 12, 22, 40, 50 y 55 comensales; con menús a partir de 38 euros. Otro lugar que también se encuentra cómodo con volúmenes elevados de clientes es Raimunda (Recoletos, 2), el renovado restaurante próximo a Cibeles con capacidad para algo menos de 200 personas. Por 40 euros se pueden compartir cuatro entrantes (ensaladilla rusa, arenque marinado en carpaccio de aguacate, croquetas de chuletón y hortalizas en tempura) y elegir un principal (carrillera de ternera, lomo de merluza y lasaña crujiente de rabo de toro). Incluye una botella de Rueda o Rioja crianza por cada dos personas.

Una de las propuestas del restaurante Raimunda.

Para carnívoros

Piantao (Paseo Chopera, 69) acaba de abrir y ya se ha convertido, por derecho propio, en uno de los templos de peregrinación para los amantes de la carne. Se encuentra delante de lo que fue el antiguo Matadero Municipal de Legazpi y trae las brasas argentinas más exclusivas. Aquí se combinan carnes y métodos tradicionales de cocción, con cortes novedosos y técnicas modernas. Todo ello de la mano de su su chef Javier Brichetto y las parrillas que ha diseñado. Proponen dos menus de 35 y 45 euros. Y si hablamos de carnes no podía faltar Joselito’s (Velazquez, 30). El magnifico local, con varias cavas y reservados, presenta cuatro opciones de comida o cena para grupos, entre los 35 y los 65 euros, donde no pueden faltar clásicos como las croquetas, el consomé, las albóndigas o su atemporal jamón. También existe la posibilidad de incluir una cata con uno de sus maestros cortadores.
Para los que necesitan un espectáculo

«Tenemos bastante afluencia de público local en estos meses», destaca por encima de todo Juan Manuel del Rey, responsable de El Corral de la Morería (Morería, 17), galardonado el año pasado con su primera estrella Michelin. El tablao cuenta en su programación artística con una importante selección de figuras del baile flamenco. Y dentro de la carta del restoran se pueden localizar varios menús cerrados, como Morería (43,90 euros) o Soleá (54,90 euros). Precio al que debe sumarse los 47,95 euros del espectáculo que se vaya a presenciar. En Bule Bule (Marques de Valdeiglesias, 6), la opción de show y cena, sale algo mas económica: 55 euros. Esto incluye cabaret y actuaciones, acompañado con platos para compartir como sashimi de salmón, patatas bravas coreanas, gyozas de pato laqueado o tacos de cochinita pibil. Además, se puede escoger entre tres principales (lubina, lomo de vaca ahumado a los cinco tés y secreto ibérico marinado con barbacoa japonesa).
Para darse un homenaje

Y por último, no se podía dejar pasar por alto dos de esos espacios que van más allá en cuanto a oferta gastronómica en estas reuniones de amigos y empresa. El primero es el recién abierto Aitatxu (Claudio Coello, 122), con un menú degustación de categoría deluxe, donde se incluyen percebes, gamba blanca de Huelva, caviar, rodaballo, angulas, lomo de ciervo, roscón casero… Una gozada absoluta que puede disfrutarse por 100 euros. El agradable salón se puede disponer de la mejor manera para acoger grupos de hasta 20 personas. Aurelio Morales, cocinero y propietario al cargo del estrella Michelin Cebo (Carrera de San Jeronimo, 4), también da varios menús que son un verdadero festival. El más asequible (85 euros) es el que encierra los clásicos que le han dado a conocer (calçot de verano, huevo de pepitoria, croqueta de callos, boquerón 2016, chipirón black andaluza, arroz costa brava, jarrete de vaca vieja, cruni de bergamota).

Roscón de reyes Aitatxu.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fuente