Los expertos aseguran que hay que ventilar las aulas pese al frío para evitar el contagio por Covid-19

20


La Comisión de Ventilación y Climatización de Locales del Consejo General de los Ingenieros Industriales aseguró este viernes que pese al frío que acompaña a la borrasca Filomena hay que seguir manteniendo la ventilación en las aulas para evitar el contagio de la Covid-19.Los ingenieros industriales recordaron que la transmisión del SARS-CoV-2 también se produce por el aire en forma de aerosoles. De hecho, una persona contagiada emite unas 1.000 veces más aerosoles que gotículas, que caen rápido mientras que los aerosoles quedan en el aire esperando ser inhalados.En espacios interiores compartidos, como las aulas, los aerosoles exhalados tienden a dispersarse y acumularse por toda la sala cuando no está bien ventilada, manteniéndose suspendidos en el aire durante horas con virus activo, por lo que es imprescindible reducir al máximo la permanencia en espacios interiores compartidos, evitando cualquier actividad que no sea esencial.Por ello, desde la Comisión de Ventilación y Climatización del Consejo General, aseguraron que “el trío distancia-mascarilla-higiene sigue siendo válido, pero hay que redefinirlo para proteger de aerosoles”. La distancia debe usarse para evitar respirar aire exhalado de otras personas. La mascarilla es para filtrar el aire exhalado y el inhalado, reduciendo la cantidad de aerosoles en el aire.Junto a esta medida, los expertos recomendaron también el uso de medidores de CO2 que permiten conocer la eficacia de la ventilación. Además, la filtración con equipos de ventilación mecánica puede reducir parcialmente la cantidad de aerosoles, pero con filtros viejos y/o colmatados tiene una eficacia reducida.Temperatura y humedadEn cuanto a la temperatura, los ingenieros industriales recordaron que el virus tiene mayor pervivencia a temperaturas bajas. Pero subir mucho la temperatura acelera la inactivación del virus. A temperaturas en torno a 21-26ºC, el 90% del virus se inactiva en 3 a 2 horas.Del mismo modo, el virus sobrevive mejor con baja y alta humedad relativa. Es bastante eficaz mantener esta humedad entre 40-60% para reducir la pervivencia del virus. En invierno esa humedad de los espacios interiores suele estar en el 30%.

Fuente