Lo que dice la reacción sobre la tos de presidente chino (Análisis)

4

Xi Jinping llama a las tropas a estar en pie de guerra 0:55

Hong Kong (CNN) — Durante un discurso en Shenzhen el miércoles para promover el desarrollo continuo de la primera zona económica especial de China, el presidente, Xi Jinping, tosió… mucho.
Si bien, como era de esperar, cualquier especulación sobre la salud de Xi no fue evidente en las redes sociales chinas o en las publicaciones estatales estrictamente controladas, los críticos de Beijing aprovecharon rápidamente la oportunidad.
En un artículo titulado «Xi Jinping tose y tose en el evento de Shenzhen», Apple Daily –un periódico prodemocrático de Hong Kong vehementemente en contra del del Partido Comunista chino– informó que en la segunda mitad del discurso de 50 minutos de Xi «con frecuencia se detenía a beber agua y tosía repetidamente».
«Siempre que Xi se detenía, la transmisión en vivo de la emisora estatal CCTV giraba la cámara hacia los invitados sentados más allá de la mesa principal. Pero aún podía captar los sonidos de la tos y la bebida de Xi», dijo el periódico.
Epoch Times, un medio de comunicación vinculado al grupo religioso Falun Gong, que durante mucho tiempo ha sido reprimido en China y es uno de los mayores críticos de Beijing en el extranjero, llevó la especulación un paso más allá. Publicó un video titulado «Xi Jinping en Shenzhen: ¿está infectado?». Algunos medios taiwaneses también notaron la «violenta tos» del presidente.
Por supuesto, hay muchas razones para que Xi tosa y que no indican enfermedad. Su garganta puede haber estado seca, habló durante casi una hora, y a China le encanta acondicionar edificios públicos como en el que estaba hablando. También es importante tener en cuenta que China ha informado de menos de 100 casos de coronavirus en todo el país en la última semana. Esto hace que las posibilidades de que Xi se haya infectado por la pandemia que ha paralizado al mundo sean excepcionalmente improbables.
LEE: El presidente de China llama a los soldados a que se concentren en ‘prepararse para la guerra’
Contraste con otros líderes mundiales
Antes de su viaje a Shenzhen, que es en parte una vuelta de victoria para mostrar cuánto se ha recuperado China del coronavirus, Xi se aisló en gran medida de cualquier posible vector de infección. Esto, en marcado contraste con otros líderes mundiales, varios de los cuales han caído con el virus, como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.
A pesar de todo eso, ver a Xi toser –con incluso la sugerencia de que el líder de la segunda economía más grande del mundo podría, como los líderes de la primera y la sexta, estar infectado– levantó algunas cejas el jueves.
Tampoco es probable que Beijing tranquilice a nadie. China guarda de cerca la información sobre los principales líderes como Xi, sobre quien ciertos detalles biográficos aún son algo incompletos. En el pasado, el presidente ha desaparecido dos veces de la vista pública. Esto ha provocado una gran especulación pero ninguna aclaración de las autoridades chinas.
Xi tampoco es la primera figura en toser sin máscara y ser recibido con un horror abyecto en Asia en este momento. Las mascarillas faciales son casi universales en la mayor parte de Asia oriental, exigidas legalmente en algunas áreas. Y cualquiera que tenga que aclararse la garganta en el transporte público encontrará rápidamente más espacio a su alrededor que antes.
LEE: ANÁLISIS | Trump tose en Fox pero dice que está sano y listo para realizar mítines
Lo más probable es que la garganta de Xi estuviera seca. Si hubiera tosido en un discurso el año pasado, nadie se habría dado cuenta.
Pero la pandemia de coronavirus ha marcado todo, incluida la forma en que reaccionamos a las funciones corporales normales.

Fuente