Las toxiinfecciones alimentarias más comunes, según un estudio: ¿cómo evitamos el contagio?

9

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) han publicado un informe sobre las toxiinfecciones alimentarias más frecuentes en el año 2019, siendo la campylobacteriosis la enfermedad zoonótica (transmisible de animal a humano) más habitual en la Unión Europea con 220.682 casos. La segunda zoonosis más notificada en seres humanos en el total de 36 países europeos donde se ha llevado a cabo el seguimiento es la salmonelosis (90.000 casos), cuya incidencia en los últimos cinco años es estable y muestra una leve tendencia descendente.¿Cuáles han sido las enfermedades con más incidencia?En primer lugar, la campylobacter es la bacteria que más enfermedades por infección alimentaria ha originado y tan solo en España se produjeron en 2019 un total de 5.175 brotes, con 49.463 personas afectadas y hasta 690 fallecidos, según recoge la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).Se trata de la bacteria que más infecciones gastrointestinales causa en la población a nivel europeo, pero ¿qué alimentos pueden contener este microorganismo? “Los alimentos más frecuentemente implicados son la carne de pollo y la leche”, notificándose más casos durante los meses de verano. Por su parte, la salmonella es la segunda bacteria que más enfermedades por zoonosis provoca en Europa, aunque disminuye su tendencia en España con 5.103 casos en 2019. “En años anteriores estábamos en torno a 8.000 o 9.000 casos anuales”, recuerda la OCU. Al igual que sucede con la campylobacter, la incidencia de salmonelosis es más elevada en el periodo estival.En tercer lugar se encuentra la enfermedad zoonótica transmitida por la Escherichia coli, cuya incidencia se mantiene similar a la de 2018. “Los alimentos más implicados en esta intoxicación alimentaria son la carne de vacuno, la leche y el agua del grifo”, aclara la organización. Mención especial merece la listeriosis, ya que en España se han producido importantes brotes alimentarios por la venta de carne contaminada. Así, en 2019 se notificaron un total de 548 casos en comparación con los 370 de 2018. Un incremento cuyo origen se sitúa en los brotes tras la partida de carne mechada infectada.Principales consejos para evitar riesgosLa principal medida para evitar una intoxicación alimentaria producida por un microorganismo es la higiene de manos. La prevención es clave y “basta con lavarse las manos con agua y jabón”, pero hay que “hacerlo bien y cada cierto tiempo si queremos evitar contagios”, subraya la OCU.Por otro lado, resulta fundamental manipular adecuadamente los alimentos a la hora de cocinar, así como desinfectar las superficies o los objetos que entren en contacto con los alimentos, pues podrían contener bacterias. Con el fin de mantener una buena higiene en la cocina y evitar toxiinfecciones alimentarias, la OCU propone las siguientes recomendaciones:Lavarse las manos antes de cocinar y siempre que vayas al baño o se acaricien animales o plantas.Quitarse el reloj, anillos o joyas antes de cocinar porque “pueden contener suciedad y microorganismos que contaminen los alimentos”.Evitar la presencia de animales cuando se manipulen alimentos.Cocinar bien los alimentos. “Para acabar con las bacterias se necesita calentar el alimento a 65 °C durante 2 minutos”.Refrigerar la comida cuando antes una vez que se haya cocinado y no dejarla a temperatura ambiente “porque las bacterias se multiplican más rápido”.Dejar los alimentos tapados para evitar que entre polvo u otro tipo de contaminantes.Evitar la contaminación cruzada con tablas, platos o cubiertos que hayas usado con alimentos crudos.

Fuente