Largas colas para votar en los colegios electorales de Madrid | Elecciones en Madrid 4M

10


La soleada jornada electoral ha arrancado este martes en la Comunidad de Madrid con largas colas de votantes separados por la distancia de seguridad contra el coronavirus. La cita, clave para la política nacional, se celebra en día laborable y en mitad de la pandemia, con una incidencia en la región de 384 casos por cada 100.000 habitantes, 134 casos por encima del umbral de peligro. Muchos trabajadores, que tienen derecho a ausentarse hasta cuatro horas de sus puestos, han preferido acercarse a primera hora a la cita con las urnas, lo que, sumado a las medidas anticovid, está multiplicando las filas. Sin embargo, se avanza a buen ritmo y las esperas no son muy largas. A la puerta de los colegios se reparten mascarillas para que los ciudadanos se las pongan sobre las que ya llevan obligatoriamente, y gel hidroalcohólico.A pesar de que los centros de votación cerrarán como estaba previsto a las ocho de la tarde, el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha informado de que se permitirá participar a quienes que a dicha hora se encuentren en la cola. “En líneas generales, la jornada se ha iniciado con total normalidad”, ha señalado el consejero en su primera comparecencia del día, a las diez y media de la mañana. López ha señalado que el 100% de las mesas se han constituido en el arranque de la jornada sin incidencias, ha subrayado la “normalidad” con la que está desarrollando la votación y ha pedido disculpas y paciencia por las esperas. La app de la Comunidad de Madrid permite consultar la afluencia de cada colegio antes de ir a votar. A primera hora, en las colas se veían padres con las legañas en los ojos de la mano de niños pequeños, personas mayores y jóvenes con la papeleta preparada en la mano para salir pitando en cuanto depositaran el voto en la urna, informa Berta Ferrero. Maribel, de 48 años, se ha plantado a las 8.50 en el colegio Vázquez de Mella, en el barrio de La Latina, porque después tenía trabajo: “He dicho que entraba más tarde hoy y sin problema. Pero no me quería arriesgar a que luego el día se me echara encima…”. En 20 minutos, Maribel había finiquitado “el momento más importante del martes, de la semana y puede que de los próximos dos años”. En Puente de Vallecas, sin embargo, las colas crecían exponencialmente conforme se acercaban las diez de la mañana. Desde esta hora y hasta las 12.00 se recomendaba que se dejara paso a las personas mayores, pero había votantes de todas las edades. A 100 metros de la entrada, la Policía Municipal ha hecho una división salomónica: los mayores por un lado, el resto por otro. El tiempo medio de espera era de una hora, pero nadie se iba. “Esto está lleno de parados, ¿sabes?, de los subvencionados de los que habla la mujer esa”, decía José Manuel, de 66 años y de Unidas Podemos. Se recomienda a los votantes con coronavirus o con sospecha de tenerlo que lo hagan en la última franja horaria, de 19.00 a 20.00.El voto de los candidatosEl candidato más madrugador ha sido el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que ha depositado su papeleta a las 10.10 en el colegio público La Navata, en Galapagar, tras más de 30 minutos de espera. “Hay colas interminables para votar, especialmente en barrios y pueblos de obreros. Nos jugamos pararle los pies a la mentira y al odio, a la ultraderecha, que quiere destruir los servicios públicos”, ha declarado a la salida del centro, donde ha añadido que espera una “participación masiva” para que sea una “noche histórica”. “Vamos a conseguir que haya un Gobierno decente”, ha concluido.A la candidata de Vox, Rocío Monasterio, la han esperado en su colegio cuatro activistas de Femen con el torso desnudo, que han sido detenidas por la policía. Gritaban “no es patriotismo es fascismo” y “al fascismo ni voto ni permiso”. “Las calles tienen que estar limpias y ordenadas. Pero no nos van a callar”, ha afirmado Monasterio tras depositar el voto y mientras recogía del suelo y tiraba a la papelera los pasquines dejados por las activistas.A las 10.35 ha introducido en la urna su papeleta la cabeza de lista del PP, Isabel Díaz Ayuso, en el colegio La Inmaculada-Marillac. “Ya no queda nada”, ha dicho la candidata al depositar su sobre, entre aplausos. Desde los cercanos jardines de la Casa Provincial, Ayuso ha agradecido a los madrileños que votan “en unas elecciones de las que está pendiente todo el país”. “Hoy votar es seguro. Les animo a la participación, aunque ya vemos grandes colas. No hay nada más importante que los ciudadanos participen”, ha declarado.“Depositar un voto es moderación, sensatez y dejar de gritar”, ha dicho el candidato de Cs, Edmundo Bal, en el centro cultural Alfredo Kraus. Mónica García, de Más Madrid, que ya votó por correo, ha acompañado a su padre al colegio Montserrat. “Hoy puede ser un día histórico, podemos convertir los aplausos en votos. Hoy muchos madrileños están esperando ver lo bueno por conocer. Cada voto es de ilusión y esperanza”, ha dicho la candidata. A las once y media de la mañana se ha puesto a la cola en el colegio Joaquín Turina el último candidato de los partidos con representación en la Asamblea que quedaba por votar, Ángel Gabilondo, que ha llegado a la urna sobre las doce. A la salida, ha alentado a todos los ciudadanos a que voten con “ilusión democrática” y convicción, aunque sea día de trabajo.Guía para votar en las elecciones de Madrid: horario y claves del 4-MQué derechos tienen los trabajadores para votar en un día laborableSuscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Fuente