‘La salida no implica cambios en la relación con Panamá’

31


Cerca de la medianoche del viernes, el Reino Unido concretó su salida de la Unión Europea (UE). No fue un día de celebración para todos los británicos, pero sí el inicio de una nueva era, una que empieza con grandes desafíos para sus autoridades que aún tienen por delante 11 meses durante los cuales concretar con el bloque el acuerdo que definirá su relación comercial en adelante, y las cuales también tienen la gran misión de reconciliar sus diferencias internas.Damion Potter, embajador del Reino Unido en Panamá, conversó con La Prensa sobre el significado de la salida, sobre el rol que desempeñarán en el escenario internacional, ahora fuera del poderoso bloque europeo, y sobre las cosas que podrían cambiar en sus relaciones bilaterales a partir del 1 de febrero de 2020. El diplomático es muy claro en señalar que el Reino Unido espera que su voz siga siendo relevante en el mundo para promover el libre comercio, la prosperidad, la seguridad, la paz, los derechos humanos y el Estado de Derecho, no solo para su gente, dentro y fuera del país, sino para todos sus socios internacionales, incluidos los europeos.“En primer lugar, quiero decir que es un día histórico, salimos de la Unión Europea, pero no celebramos ni lamentamos; seremos siempre europeos, con valores, historia, cultura en común con nuestros vecinos. Trabajaremos junto con ellos para proteger a nuestra gente en el mundo, y para ayudar a los países alrededor del mundo”, aseguró.Potter destacó que en los últimos tres años han incrementado su huella global en más de mil diplomáticos, y han abierto 12 nuevas misiones, lo que los coloca en el tercer lugar entre los países que tienen mayor cantidad de representaciones diplomáticas, después de Estados Unidos y China. En el caso de Panamá, precisó, desde su llegada en 2017, cuando tenían un equipo compuesto por 35 personas, lo han llevado a más de 50 –que representan alrededor de ocho agencias del gobierno-, y muchos de ellos desempeñan roles regionales desde Panamá.En la práctica, ¿salir de la UE cambia en algo la relación con nuestro país? No debería haber ningún cambio en la relación de gobierno a gobierno, aseguró.Detalló que desde que llegó al país se han dado muchas visitas de gobierno, de alto nivel, en ambas direcciones, incluyendo reuniones en las que estuvieron involucrados la antigua primera ministra Theresa May y el actual primer ministro Boris Johnson, cuando ejercía como ministro de Relaciones Exteriores, además de ministros y otros altos funcionarios. “Desde la toma de posesión del presidente Laurentino Cortizo, [también] se han dado visitas de gobierno a gobierno del más alto nivel. En agosto el ministro británico de Inversión visitó las ciudades de Panamá y Colón. A finales de 2019, tres ministros panameños visitaron Londres. La semana pasada, el viceministro de Comercio Exterior estuvo en Londres. Estas cosas eran así antes del 31 de enero de 2020 y continuarán igual después del 1 de febrero”, indicó.En términos de negocios, añadió, el Reino Unido es el séptimo mayor inversionista en Panamá, el tercero después de España y Suiza. Sus compañías tienen presencia en diversos sectores –desde tecnología aeroespacial hasta zoología, y todo lo que hay en medio de esto- y ellas continuarán utilizando a Panamá como un hub para Latinoamérica y el Caribe.Potter explicó que como miembros de la UE, el Reino Unido tenía un acuerdo comercial con Centroamérica y, previendo la salida del bloque, en los últimos dos años trabajaron para hacer una réplica de ese acuerdo, el cual fue sellado el año pasado con todos los países de la región. En el caso de Panamá, fue sancionado por el presidente Cortizo el 31 de octubre.Para este año, la prioridad es lograr un acuerdo comercial con la UE, pero, “independientemente de eso, los bienes y servicios van a seguir yendo y viniendo de aquí en Panamá al Reino Unido y viceversa”, apuntó.Otra cosa que no va a cambiar es las visas. Cuando el Reino Unido estuvo como miembro de la UE, estaba fuera de lo que se llama el Espacio Schengen –países que abolieron los controles inmigratorios en sus fronteras comunes-, por tanto, cuando un ciudadano británico viajaba a Francia, por ejemplo, tenía que mostrar su pasaporte británico. Eso se mantiene, al igual que continuará el que los panameños pueden para hacer turismo sin necesidad de una visa. En el caso de las personas que quieren estudiar sí se requiere tramitar una visa de estudiante. para el Reino Unido.“Así que nada va a cambiar en la relación que tenemos con Panamá, esperamos que crezca, que sea más fuerte, la única diferencia es que va a ser un Reino Unido no siendo parte de la Unión Europea [y] estoy seguro que esto lo vamos a lograr con la ayuda de nuestros socios europeos y de otras naciones para trabajar en conjunto para los diferentes objetivos”.

Fuente