La ciberseguridad, un reto para las empresas en Centroamérica

18


Las empresas de Centroamérica afrontan el reto de fortalecer las medidas de seguridad ante un aumento global de los ataques cibernéticos y prestar especial atención a las acciones preventivas en el teletrabajo, una de las actividades más riesgosas.Versión impresa”La única forma de estar preparado para enfrentar estos ataques es tomar medidas preventivas que nos puedan dar un tiempo de respuesta adecuado en caso de ser víctimas. En general, las empresas están cada día más conscientes de que son vulnerables”, declaró a Efe Tyson Ennis, CEO de la empresa Navégalo, dedicada a brindar servicios de Tecnologías de la Información (TI) y Ciberseguridad en Centroamérica.Ennis citó datos de CloudFlare, con la que Navégalo firmó una alianza para ofrecer servicios de cibersegurdad en Centroamérica, que indican que durante el segundo trimestre de 2020 se duplicaron los ataques DDoS (ataques de denegación de servicio) a empresas en todo el mundo, lo que significa que los negocios en línea son cada vez más vulnerables.Estos ataques DDoS pretenden saturar equipos de red y sitios web con grandes cantidades de ancho de banda e infiltrarse mediante la inundación de los equipos con solicitudes falsas.De acuerdo con Ennis, el 83% de los ataques duran entre 30 y 60 minutos, pero dependiendo del tipo y magnitud del ataque podrían durar hasta días.”Supongamos que un ataque DDoS logre saturar sus equipos y se caigan sus sistemas, el tiempo que se invertirá en recuperar los accesos y lograr levantar todo es mucho mayor a ese, sin nombrar los daños a la reputación de su negocio y los ingresos que se dejarían de percibir durante la situación”, afirmó el experto.Ennis comentó que los cibercriminales siempre buscan empresas que vayan a tener grandes pérdidas mientras el ataque esté activo.’El experto recomendó que para realizar teletrabajo es necesario aplicar medidas como mantener el antivirus actualizado, utilizar solo dispositivos externos de confianza como los USB, realizar descargas solamente de sitios oficiales, tener especial atención con las páginas fraudulentas, pues cada vez son más usuales, y utilizar contraseñas fuertes que alternen mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales. Entre las principales amenazas están los ataques DDoS, el robo de datos a través de sitios web maliciosos y el “phishing”, que son acciones fraudulentas para acceder a información sensible y confidencial. El teletrabajo, que ha crecido este año debido a las cuarentenas y restricciones a la movilidad establecidas por los Gobiernos ante la pandemia de la COVID-19.”La gran mayoría tienen un factor en común: su operación depende de servicios web, como por ejemplo, entidades financieras, bancos, cooperativas, servicios de apuestas, hoteles, el sector salud como hospitales y clínicas privadas; webs de venta en línea; aplicaciones, y el sector de telecomunicaciones como operadores de internet y servicios en la nube”, dijo.Ennis explicó que los datos de ataques cibernéticos a nivel global sirven para generar una reflexión de que las empresas centroamericanas no están exentas de ser víctimas.El teletrabajo, que ha crecido este año debido a las cuarentenas y restricciones a la movilidad establecidas por los Gobiernos ante la pandemia de la COVID-19, es una actividad que conlleva riesgos de ciberseguridad a los que las empresas deben prestar especial atención.”Que las personas hayan salido de sus oficinas para irse a trabajar a las casas representa un riesgo en la seguridad informática de las organizaciones. Un ambiente profesional es controlado en cuanto a las páginas a donde se accede, plataformas por donde se comparte información y el acceso a las redes

Fuente