Israel cede a las presiones de Trump y niega la entrada a dos congresistas estadounidenses musulmanas

16

El presidente, Donald Trump, ha instado este jueves a Israel a prohibir la entrada a dos congresistas estadounidenses que planeaban visitar ese país la semana que viene. Apenas unas horas después, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha decidido negar el paso a las representantes demócratas, revirtiendo así la decisión inicial de permitir su visita a partir del domingo.
“Mostraría gran debilidad que Israel permitiera la vista de las las representantes Omar y Tlaib”, ha afirmado el presidente en la red social Twitter, “odian Israel y todos los judíos, y no hay nada que pueda decirse o hacer para hacerles cambiar de idea. Minnesota y Michigan lo tendrán difícil para volver a elegirlas. ¡Son una vergüenza!”.
El Gobierno israelí se reunía este jueves para decidir si modificaba su decisión de permitir la entrada a las dos congresistas demócratas, muy críticas con la política de este país contra los palestinos.
«No hay país en el mundo que respete más a Estados Unidos y al Congreso de Estados Unidos que Israel», ha dicho el primer ministro, «como democracia vibrante y libre, Israel está abierto a cualquier crítica, con una excepción: la ley israelí prohibe la entrada a personas que llaman a boicotear a Israel». 
El embajador israelí en Estados Unidos, Ron Dermer, había adelantado el mes pasado que se permitiría la entrada de las congresistas “por respeto al Congreso estadounidense y a la gran alianza entre Israel y Estados Unidos”. Pero ayer el Gobierno israelí informó de que había cambiado de idea, según ha informado el diario The Washington Post.
Ambas congresistas han negado en repetidas ocasiones sentir animadversión alguna contra los judíos (ambas son musulmanas), y han defendido sus críticas a Israel por sus motivaciones políticas. Planeaban viajar a Jerusalén y Cisjordania junto con una organización no gubernamental implicada en los esfuerzos por pacificar un conflicto que dura ya más de medio siglo.
Rashida Tlaib, de 42 años, nació en Detroit de familia palestina, y fue elegida el pasado noviembre como congresista en la Cámara de Representantes con el 84% de los votos en el distrito 13 de Michigan. 
Ilhan Omar, de 36 años, nació en Mogadiscio (Somalia) y llegó a Estados Unidos legalmente, como refugiada, en 1992, después de que su familia huyera de la guerra civil en ese país africano. Se convirtió en ciudadana estadounidense en 2000, con 17 años. Fue elegida congresista en la Cámara de Representantes también en noviembre con el 78% de los votos en el distrito 5 de Minnesota.
Ambas han sido víctimas, junto a otras dos compañeras (la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, de familia puertorriqueña; y Ayanna Pressley, afroamericana de Cincinnati elegida por Massachusetts), de duros ataques racistas y xenófobos por parte del presidente.
“Es tan interesante ver a mujeres congresistas demócratas ‘progresistas’, que vinieron en origen de países cuyos gobiernos son una completa y total catástrofe, lo peor, lo más corrupto e inepto de todo el mundo”, dijo Trump, “ahora le dicen bien alto y perversamente a los estadounidenses, el mejor y más poderoso país de la Tierra, cómo debería funcionar nuestro Gobierno”.
“¿Por qué no se vuelven y ayudan a arreglar los lugares totalmente averiados e infestados de crimen de donde vinieron? Volved luego y mostradnos cómo se hace. Estos lugares necesitan vuestra ayuda urgentemente, id cuanto antes”, añadió.

Fuente