Familiares y amigos despiden a Álex Lequio en un sentido funeral

2


El pasado 23 de junio, Álex Lequio habría cumplido 28 años. Este martes, todavía con medidas de seguridad por la pandemia, decenas de familiares y amigos pudieron decirle adiós en un funeral celebrado en la parroquia de Nuestra Señora de La Moraleja, en Alcobendas (Madrid), cerca de la casa familiar y templo al que Ana Obregón ha acudido en más de una ocasión en busca de consuelo espiritual.La actriz y presentadora no se dejaba ver en público desde el entierro del joven empresario –fallecido como consecuencia de un cáncer el pasado 13 de mayo–, que se llevó a cabo en la más estricta intimidad. Allí estuvieron el padre de Álex, Alessandro Lequio, y la esposa de este, María Palacios, la novia del joven, Carolina Monje, y un número reducido de familiares y amigos cercanos, incluida Celia Vega Penichet, la prima favorita de Álex, que horas antes del funeral escribió “Today we will honour your life” (“Hoy honraremos tu vida”) en su cuenta de Instagram junto a la imagen de un cielo al anochecer.Cuando el joven murió, dos años después de que le diagnosticaran un sarcoma de Ewing, la normas de seguridad impedían los sepelios con más de 15 personas; ahora, en la nueva normalidad, el aforo máximo en los lugares de culto es del 75%. Entre quienes se acercaron a la iglesia se encontraban el líder del PP, Pablo Casado, los presentadores Terelu Campos, Ramón García –y su esposa Patricia–, Boris Izaguirre y Paloma Lago, la empresaria Fiona Ferrer, la representante Susana Uribarri y la prima del rey Felipe VI María Zurita, entre otros.Las cámaras pudieron captar también a unos padres completamente desechos. “Está triste, pero bien”, había dicho hace dos semanas sobre su hermana Celia Obregón: ese día la familia se reunió con motivo del aniversario de boda de los abuelos maternos de Álex. “No sabes cómo duele no poder estar a tu lado y la eternidad de tu ausencia”, escribía la actriz días antes de aquello en sus redes.Este martes llegó a la misa, precisamente, de la mano de su hermana Celia y de la que habría sido su nuera, Carolina. Llevaba un vestido negro y una mascarilla con un corazón. Sus cuatro hermanos –Celia, Amalia, Javier y Juan Antonio– no se han separado de ella, así como su expareja, Alessandro, que se reincorporó pronto a su trabajo como colaborador en Telecinco y que se ha refugiado, por su parte, en su esposa y en la hija que tienen en común, Ginevra, de casi cuatro años. Obregón y Lequio se separaron hace más de 25, pero tienen una buena relación.”Ella está ahora mismo muy con su gente, con su familia y por eso yo prefiero mandarle todos los días un whatsapp. Creo que ella necesita su espacio, su tiempo y su momento”, manifestaba el periodista Luis Rollán, amigo de la presentadora, que también estuvo en el funeral. La ceremonia fue muy emotiva y un coro interpretó varias canciones elegidas personalmente por Obregón; el altar, además, era un “auténtico jardín” de rosas, según varios amigos de la familia.Hace solo unos días, la intérprete afrontó también la muerte de su perra Luna. “Sé que se ha ido de pena, para poder estar contigo. Sé que ahora estaréis juntos corriendo a través de la eternidad. Pido cada noche que muy pronto pueda estar con vosotros y volver a ser la familia que éramos para siempre”, lamentó en su cuenta de Instagram, su lugar de desahogo.

Fuente