Estados Unidos: EE UU anuncia una inversión de 130 millones para la reforma laboral en México tras la reunión de Harris y López Obrador

7


Estados Unidos y México tienen un objetivo común: frenar la migración de centroamericanos. Pero difieren en cómo hacerlo. Este martes, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quisieron empezar su primer encuentro presencial, celebrado en México, escenificando lo que les une: ambos fueron testigos de la firma de un memorando de entendimiento entre ambos países para sentar las bases de la cooperación a Centroamérica, una declaración de buenas intenciones sobre cómo trabajar conjuntamente para contener desde el origen el flujo de migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador, que en los últimos meses ha alcanzado números récord en la frontera entre los dos países norteamericanos.La firma del acuerdo por parte del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y el encargado de negocios de la Embajada estadounidense, John Creamer, ha sido el primer acto de la visita de Harris a México, la segunda escala en su primer viaje oficial como vicepresidenta. Este lunes estuvo en Guatemala, otro punto donde Washington busca atajar la primera crisis del Gobierno de Joe Biden, la migratoria. Tras la firma, un acto de pocos minutos, López Obrador se reunió a solas con Harris por media horas antes de que los equipos de ambos países trabajaran en un encuentro bilateral.El encuentro entre delegaciones duró poco más de una hora. El canciller Ebrard lo calificó de “muy exitoso” y aseguró que además del problema migratorio también se habló de cooperación en seguridad y comercio. El presidente mexicano fue acompañado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el canciller, la encargada de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luis Albores, la titular de Economía, Tatiana Clouthier y el encargado del Instituto de Migración, Francisco Garduño. El Gobierno mexicano ha informado que uno de los puntos destacables fue el “impulso a la competitividad económica” en la región y la recuperación económica de la pandemia en ambos países. López Obrador agradeció nuevamente la donación de un millón de vacunas de Johnson & Johnson para combatir el coronavirus.Harris y López Obrador fijaron para septiembre la reactivación del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), una plataforma que dará visibilidad a los mecanismos de cooperación incluidos en el T-MEC, una herramienta que impulsa las inversiones en Norteamérica. La vicepresidenta se reunirá esta tarde con representantes sindicales, un asunto que fue espinoso para ambos países en la negociación del acuerdo comercial por las exigencias que el norte impuso a la contraparte mexicana. “México y Estados Unidos respaldan los derechos laborales de las y los trabajadores en ambos países”, afirma el Ejecutivo mexicano en su comunicado. Washington compromete 130 millones de dólares para culminar la reforma laboral, erradicar el trabajo infantil y mejorar las condiciones laborales de los obreros en las industrias involucradas en las cadenas de suministro de los dos países.Fotos: La visita de Kamala Harris a México, en imágenesLas autoridades de ambas naciones también acordaron, sin definir fecha alguna, una reunión de alto nivel en materia de seguridad. Además, Harris anunció que la próxima semana visitará México el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. Al igual que hizo en Guatemala, la vicepresidenta prometió establecer un grupo operativo que comparta inteligencia para desmantelar redes de contrabando de personas. No fue anunciado ningún acuerdo de cooperación en materia de lucha contra el narcotráfico. En cambio, Estados Unidos ayudará al entrenamiento y capacitación de los forenses empleados en la Comisión Nacional de Búsqueda, un organismo afectado por la austeridad del Ejecutivo mexicano que tiene entre sus objetivos dar certezas sobre los más de 80.000 desaparecidos en México. Además de la reunión con líderes sindicales, la vicepresidenta charlará con mujeres emprendedoras esta tarde en un hotel de la ciudad.López Obrador le muestra a Kamala Harris el mural ‘La historia de México’ del artista Diego Rivera en el Palacio Nacional en la Ciudad de MéxicoJacquelyn Martin / APLópez Obrador y Harris volvieron a encontrarse a solas después del encuentro de las delegaciones. Además, el mandatario dio un recorrido a la vicepresidenta por los murales de Diego Rivera que decoran el Palacio Nacional. “He disfrutado de nuestras conversaciones, pero lo que más he disfrutado fue el poder verlo y hablar con usted en persona… Creo firmemente que nos estamos embarcando en una nueva era de interdependencia e interconexión entre nuestros países”, le dijo Harris al presidente.Ninguna de las partes ha dado detalles sobre la eventual reapertura de la frontera común, cerrada para actividades no esenciales desde marzo de 2020. Desde entonces, Washington también tiene sus fronteras terrestres cerradas a nuevas solicitudes de asilo, lo que en la práctica ha supuesto la devolución en caliente de cientos de miles de migrantes y solicitantes de asilo a territorio mexicano.Un mismo objetivo, visiones opuestasMéxico y Estados Unidos discrepan en sus enfoques sobre cómo frenar la migración centroamericana. EE UU aboga por supeditar la ayuda al Triángulo Norte a la lucha contra la corrupción, mientras que México apuesta por desembolsos directos. Este martes ambos países, sin embargo, fijaron acciones para facilitar inversiones estadounidenses hasta por 250 millones de dólares principalmente en el sur de México en regiones productoras de cacao y café, una zona de suma importancia para López Obrador. “Destacan propuestas de proyectos de infraestructura en el Istmo de Tehuantepec; una misión comercial de tecnologías ambientales, así como proyectos para la construcción de vivienda de costo accesible y el fortalecimiento de empresas rurales agrícolas”, señala el Gobierno en un comunicado. “Ya tenemos resultados que demuestran que lo que se dice tiene un impacto directo en reducir la migración por pobreza”, dijo el canciller Ebrard esta mañana.Más noticiasSembrando Vida, un proyecto de ayudas directas para la plantación de árboles frutales y maderables en el sur de México y Centroamérica, es la principal propuesta del mandatario mexicano para frenar la migración de centroamericanos. López Obrador cree que esta iniciativa, que ya ha puesto en marcha en el sur de México y ha comenzado a financiar en Honduras y El Salvador, puede generar cientos de miles de empleos y combatir el cambio climático y la migración, pero la idea ha sido duramente criticada por ecologistas por el clientelismo y la grave destrucción de la selva que implica. Por otra parte, Jóvenes Construyendo Futuro es una iniciativa que promueve la capacitación laboral de personas de entre 18 y 29 años a cambio de una beca mensual y que, según Ebrard, México ya ha comenzado a implementar en El Salvador y Honduras.Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Fuente