“España es un país endémico para la leishmaniosis canina, potencialmente mortal para los perros”

6

La leishmaniosis es una enfermedad que preocupa. o debería preocupar, a los propietarios de perros. Es muy frecuente, transmitida por la picadura de mosquitos y potencialmente mortal, aunque hay distintas formas de prevenirla y tratarla.  Federica Burgio, responsable científica de MSD Animal Health, responde para 20minutos algunas preguntas relacionadas con la leishmaniosis, las vacunas y los tratamientos que pueden salvar las vidas de muchos canes. ¿Es la leishmaniosis realmente peligrosa para los perros?La leishmaniosis canina es una enfermedad trasmitida por un vector, un insecto llamado flebotomo, que a través de su picadura transmite al perro un protozoo llamado Leishmania infantum. Es una enfermedad peligrosa, ya que puede producir síntomas muy graves y es potencialmente fatal si no se trata a tiempo. Un perro puede ser tratado con fármacos que pueden mejorar su calidad de vida, pero siempre se mantendrá positivo e infectado.La leishmaniosis es considerada hoy en día, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la segunda enfermedad más importante provocada por un parásito protozoo después de la malaria. Cada año, 385.000 perros se contagian de leishmaniosis. Aunque es una enfermedad que afecta principalmente a los animales, en los últimos años en España se han detectado 700 nuevos casos en personas. El sector veterinario juega un importante papel en su prevención.¿Se trata de una enfermedad frecuente en nuestro país?España es un país endémico para la leishmaniosis canina con porcentajes de perros seropositivos de hasta el 50%. Históricamente era una enfermedad de riesgo en las zonas del Centro, del Sur y de la zona mediterránea, sin embargo, por el incremento de las temperaturas a nivel global y las modificaciones de la estacionalidad, están apareciendo cada vez más casos autóctonos en áreas del Norte, como la cordillera cantábrica, en Galicia y en los Pirineos.”Cada año, 385.000 perros se contagian de leishmaniosis”Entonces, las altas temperaturas ¿influyen en el aumento de los casos?Sin lugar a duda el incremento de las temperaturas tiene una gran influencia en la distribución del vector de esta enfermedad, que se está moviendo hacia el norte en zonas que anteriormente se consideraban libre de casos autóctonos. Demás tales incrementos han incrementado la temporada de riesgo, que anteriormente se limitaba a los meses de primavera y verano, y ahora se extiende en muchas zonas más cálidas incluso durante todo el año. Por ello tenemos que proteger a los perros de la picadura del flebotomo siempre, y prácticamente en todo el territorio.¿Cuáles son las zonas de España donde los perros corren mayor riesgo de sufrir la picadura de un mosquito flebotomo?El flebotomo ha colonizado zonas en las que antes no se encontraba. Actualmente, la prevalencia de la leishmaniosis en perros en España oscila entre el 2% y el 57,1% dependiendo de la región geográfica en la que nos encontremos, siendo Ourense, Lleida, Girona, Cáceres, Valencia, Alicante, Murcia, Aragón, las dos Castillas y toda Andalucía las zonas de mayor seroprevalencia.¿Existe una cura actualmente para la leishmaniosis canina?Existen tratamientos que permiten que el perro tenga una buena calidad de vida y frenen el curso de la enfermedad, sin embargo, estos fármacos no consiguen alcanzar una curación total: el perro se mantendrá seropositivo para el resto de su vida. Es importante tener en cuenta, además, que el éxito del tratamiento dependerá de la precocidad con la que se detecte la leishmaniosis, por lo tanto, es fundamental acudir de forma rutinaria a la clínica veterinaria para las analíticas que descarten un posible contagio.¿Existen vacunas que prevengan la leishmaniosis?  Existe una vacuna, pero esta no impide que el flebotomo pique, Sin embargo, ayuda mucho a reforzar el sistema inmune del perro, que a pesar de todas las precauciones haya podido infectarse. De tal manera, el perro infectado si está vacunado tendrá menos riesgo de desarrollar los síntomas de esta enfermedad.No obstante, según los expertos la mejor forma de proteger a los perros de la leishmaniosis es a través del uso de antiparasitarios con una acción repelente comprobada frente a los flebotomos. Los hay en pipetas y en collar, y son todos a base de piretroides como principios activos.Es importante tener en cuenta que hoy en día como mencionaba anteriormente, la temporada de riesgo se ha alargado, y dura hasta 12 meses, por ello es importante tener en cuenta que un simple descuido puede poner a nuestra mascota en riesgo. El uso de collares de 12 meses de duración facilitará mucho mantener a nuestros perros protegidos siempre.”El perro se mantendrá seropositivo para el resto de su vida”Esa vacuna ¿es obligatoria?No, no es una vacuna obligatoria, pero es necesario que cada uno de nosotros que vivimos con una mascota nos responsabilicemos de su salud y que le proporcionemos los mejores cuidados, y más aún si consideramos que la leishmaniosis es una enfermedad zoonótica.¿Qué otros tratamientos, además de las vacunas, hay para la leishmaniosis canina actualmente?El tratamiento se basa en leishmanicidas y en combinaciones de diversos fármacos según el cuadro clínico del paciente. Estos tratamientos tienen que estar estrictamente pautados y vigilados por el profesional clínico veterinario.¿Qué cuidados se deben tener después de la leishmaniosis?En el caso de un perro seropositivo tanto si ha sufrido como si no ha sufrido la enfermedad clínica, es muy importante seguir protegiéndole con repelentes, ya que, por un lado, al ser el perro el principal reservorio de la enfermedad será una fuente de los protozoos Leishmania para flebotomos no infectados que, al picarle, pueden infectarse y transmitir la enfermedad a otro perro o incluso a una persona. Además, en caso de reinfección, estará en riesgo de recaídas.¿Qué síntomas deben alertarnos de la leishmaniosis canina y cómo actuar al respecto?Una vez el perro es infectado por el parásito, este vive y se reproduce en los órganos del animal y, en función de su estado de salud, la fortaleza de su sistema inmunológico y otros factores provocará una afectación sistémica en el organismo y conllevará un empeoramiento progresivo -más o menos rápido- de la salud del perro. Al principio el perro puede presentar signos a nivel cutáneo, como por ejemplo pérdida de pelo, excoriaciones y úlceras en zonas determinadas del cuerpo, como orejas, alrededor de los ojos.Posteriormente y con el pasar de los días pueden aparecer síntomas generalizados como atrofia muscular, apatía, episodios de fiebre, cojeras, o síntomas más específicos como ganglios inflamados, crecimiento desproporcionado de las uñas, pérdida de peso y de apetito sin motivo aparente. Si la enfermedad evoluciona y no es diagnosticada a tiempo, en su estado más avanzado esta afectará órganos como riñones, bazo e hígado y se podrá llegar a producir la muerte del animal.”La mejor forma de proteger a los perros de la leishmaniosis es a través del uso de antiparasitarios con una acción repelente”Para finalizar, ¿qué expectativas tiene sobre la leishmaniosis canina de aquí a unos años? La leishmaniosis es una enfermedad que está en aumento, y por lo tanto nos podemos esperar que cada vez más perros estén expuestos al riesgo de sufrir la infección por las picaduras de flebotomos. Ahora no tenemos que esperar a que llegue el calor para proteger a nuestras mascotas, tienen que estar protegidas siempre. Incluso en el Norte, aunque vivan en las ciudades. Los flebotomos son insectos muy pequeños, se pueden incluso colar a través de las mosquiteras que tenemos habitualmente para protegernos de los mosquitos.Lo deseable es que las familias de las mascotas sigan adoptando medidas preventivas para salvaguardar la salud de sus perros, que supone también ayudar a salvaguardar nuestra salud.

Fuente