El voto de censura amenaza a Bartomeu | Deportes

4


Josep Maria Bartomeu, el pasado 11 de septiembre en la ofrenda floral en el monumento de Rafael Casanova.Albert Garcia / EL PAÍSLos planes de Josep Maria Bartomeu, presidente del FC Barcelona, están ahora mismo amenazados por un voto de censura promovido por la plataforma Més que una moció, un colectivo que agrupa a ocho grupos de socios azulgrana y a tres precandidatos a las elecciones anunciadas para el 20 y 21 de marzo de 2021: Víctor Font, Lluís Fernández Alà y Jordi Farré. Los aspirantes a derrocar a la junta barcelonista necesitan 16.520 firmas antes de este jueves por la tarde (15.00 horas) y, de momento, se sitúan entre las 14.000 y 15.000, una cifra que se considera un éxito si se tiene en cuenta la dificultad para conseguir los avales, por los efectos de la covid-19, que impiden jugar partidos en el Camp Nou y han retrasado el inicio de temporada en el Barça.“Yo he firmado y si pudiera firmaría veinte mil veces más para echar a Bartomeu y su junta. Han hecho mucho daño al Barça y no merecen seguir ni un minuto más. Hoy es el último día; si no lo habéis hecho ya, todavía estáis a tiempo”, tuiteó Joan Laporta, que sopesa presentarse a los comicios después de ser presidente desde 2003 a 2010. La aspiración de Bartomeu es cumplir su mandato para cuadrar las cuentas, celebrar las elecciones en marzo y entregar las llaves del club a la nueva directiva el 1 de julio. Un objetivo que precisa de un consejo cohesionado alrededor de 14 miembros -estatutariamente no admite más dimisiones- y de un voto de censura que llega al sprint final con opciones de precipitar las elecciones en el Barça.Aunque con la reforma de los estatutos en 2013 se han endurecido las condiciones para plantear un voto de censura –ahora se necesita el 15% del censo electoral cuando antes era el 5%-, el descontento con la gestión de Bartomeu es tan manifiesto que sus promotores rozan el éxito, que en caso de materializarse obligaría a una consulta en la que se precisan el 66% de los votos para provocar la salida del presidente del Barça. “Ya hemos conseguido tener la mayor participación social de la historia”, argumenta Marc Duch, uno de los portavoces de la plataforma y líder de Manifest Blaugrana, grupo organizador de una moción “unitaria y transversal”, nada que ver con las formuladas anteriores por socios como Oriol Giralt, Vicenç Pla o Iván Carrillo.“La nuestra es unitaria y transversal”, precisó Duch para desmarcarse de las que tuvieron un carácter individual y no colectivo, como ocurre con la moción de 2020. El voto de censura ya se ha aplicado en dos ocasiones en la historia del Barcelona: en 1998 contra Josep Lluís Núñez, promovido por el Elefant Blau que lideraba Joan Laporta, y en 2008 contra el propio Laporta. “Hay que apretar para alcanzar el objetivo”, argumentan desde Més que una moció, después de descartar la posibilidad de reunir firmas por la vía telemática como defiende el promotor Farré. Un ataque informático a la web del grupo opositor ya dificultó una recogida de avales que finaliza este jueves y no el 21 como se pretendía. Los sábados no se consideran hábiles desde las oficinas del Camp Nou.“También sabemos que el recuento será minucioso si llegamos hasta el final”, concluyen desde la plataforma, que ha constatado la “indignación” de una parte de los socios azulgrana por el “cúmulo de desastres habidos durante el mandato de Bartomeu, especialmente desde que el club fue condenado por delito fiscal, hasta el último episodio vivido con la continuidad de Leo Messi”. La crisis institucional es tan manifiesta hoy como la deportiva y la económica, puesto que el club no puede atender a ningún fichaje si antes no obtiene dinero de traspasos que se han paralizado como el de Luis Suárez. El voto de censura es una forma de control social avalada por los estatutos en un momento en que los socios no se pueden expresar en el Camp Nou.

Fuente