El país que produce y bota agua potable

26


El próximo año se extraerían de los lagos Gatún y Alajuela más de 600 millones de galones de agua por día para consumo humano, casi el doble de lo que se había proyectado hace una década.La presión que existe sobre estas fuentes de agua aumenta en medio de un periodo de pocas lluvias en la cuenca del Canal.Del sistema de lagos del Canal se suministra agua a más del 50% de la población del país, que habita en las provincias de Panamá, Panamá Oeste y Colón. Este mismo engranaje provee el agua que se necesita para el tránsito de los barcos por la vía interoceánica.Nivel del lagoEl Idaan deberá hacer mejoras en los equipos que utiliza en Chilibre para que la toma de agua cruda sea eficiente y el nivel del lago se pueda bajar hasta los 190 pies de elevación permitidos por el reglamento de la ACP. Esto hoy no es posible debido a los equipos obsoletos colocados en Alajuela. Dicha medida ayudaría con el ahorro de agua.Desde 2018 el Canal de Panamá había advertido de la dramática alza en el consumo de agua, por lo que se hacía evidente la urgencia de contar con nuevos reservorios que permitieran seguir suministrando el recurso a la población panameña y a las operaciones de la ruta marítima.Dos años más tarde, el país ha llegado a un punto crítico. A partir de este año inicia una temporada en la que va en aumento la capacidad de producción de agua potable para el consumo humano.Entra en la escena uno de los cuatro proyectos que actualmente ejecuta el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan). El 2021 será de mayor tensión: se agregarían al sistema tres potabilizadoras y ninguno de los proyectos que estudia el Canal de Panamá para almacenar más agua estaría listo en menos de cuatro años.El panorama es complejo, cuando se considera que el 2019 concluyó como el quinto año más bajo de los últimos 70 años en cuanto al registro de lluvias en la Cuenca Hidrográfica del Canal.Según datos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), del lago Gatún obtienen agua ocho potabilizadoras, mientras que del Alajuela se abastece la Federico Guardia Conte, conocida como la planta de Chilibre, que es la más grande del país.La disponibilidad del agua en los lagos del Canal ha sido por estos días el eje central de varios conversatorios en los que se discute sobre la delicada situación y el futuro del país.Un foro organizado por la Cámara Marítima de Panamá, en el que participó Guillermo Torres, director del Idaan, dejó ver lo que está por venir.InfografíaTorres dijo que en la entidad hay una cartera de proyectos en ejecución, entre ellos las plantas potabilizadoras de Howard, Gamboa, Sabanitas y La Chorrera, y el módulo adicional en la planta de Chilibre, que permiten asegurar agua potable hasta 2035, de acuerdo con las proyecciones que existen.Esto es un avance significativo debido al crecimiento demográfico del país y la carencia de agua que se experimenta en algunas zonas.Sin embargo, mientras el Idaan avanza en proyectos que suman un total de $595 millones para la producción de agua potable, persiste una enorme pérdida de este recurso debido a las fugas en la distribución.Torres recordó que en el último estudio realizado a través del Programa de Saneamiento de la Bahía de la Ciudad de Panamá, y ejecutado por la empresa Louis Berger Group, se determinó que las pérdidas totales para la ciudad de Panamá rondan un 43.2%, de las cuales 27.1% son físicas y un 16.1% comerciales, es decir, por conexiones clandestinas y subfacturación.De allí que Panamá luzca en las estadísticas como el país con el mayor consumo de agua per cápita de la región, cuando en realidad podría catalogarse como un país en el que se despilfarra muchísima agua potable.Torres ha dicho que “se han iniciado estudios y proyectos para reducir las pérdidas a la mitad en los próximos tres años”.Esto implicaría colocar dichas pérdidas en un 21.5%, reparando una red de distribución que en algunos tramos tiene más de cinco década de vida.Las redes más viejas, y que superan los 50 años de operación, están ubicadas en Santa Ana, El Chorrillo, Calidonia y Bella Vista.En Calidonia, el Idaan identificó un total de 25 kilómetros de tubería de hierro fundido que hay que cambiar, “entre los cuales hay tubos de diámetros de 4, 6 y 8 pulgadas, además de 3,846 conexiones domiciliarias”, dijo Torres.El reto más importante de la ACP en estos momentos es resolver el problema de falta de agua. Como garantes del uso de los lagos, ha establecido varias medidas de ahorro, como los esclusajes cruzados, la suspensión de generación de energía en la hidroeléctrica de Gatún, el uso de las tinas en las esclusas neopanamax y el tránsito de dos barcos al mismo tiempo, en la medida que su tamaño lo permita; además de anunciar la aplicación de un cargo por agua dulce desde el 15 de febrero, el cual dependerá de la disponibilidad del recurso al momento del tránsito.El Idaan, por su lado, ha hecho un llamado al uso eficiente y el ahorro del agua; un mensaje que evidentemente no guarda conexión con las zonas que no reciben el servicio.

Fuente