¿cómo afecta la situación de los ERTE a las pagas extraordinarias?

10

El abono de las pagas extraordinarias es un derecho reconocido en el artículo 31 del Estatuto de los Trabajadores y suelen abonarse durante la época de Navidad y al comienzo del verano. Así, la normativa indica que “el trabajador tiene derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, una de ellas con ocasión de las fiestas de Navidad y la otra en el mes que se fije por convenio colectivo o por acuerdo entre el empresario y los representantes legales de los trabajadores. Igualmente se fijará por convenio colectivo la cuantía de tales gratificaciones”.No obstante, “podrá acordarse en convenio colectivo que las gratificaciones extraordinarias se prorrateen en las doce mensualidades”, añade el Estatuto. En el caso de solicitar el cobro del salario anual en 14 pagas, el derecho a estas gratificaciones extraordinarias se genera por cada día trabajado.¿Se abona la paga extra si ha habido un ERTE?A nivel general, la paga de verano se suele abonar a los trabajadores entre los meses de junio y julio, y para saber cuándo se realizará este cobro hay que consultar el convenio colectivo o solicitar dicha información a la empresa. La cuantía de dichas pagas también queda reflejada en el convenio, aunque no podrá ser inferior a 30 días del salario base o al salario mínimo interprofesional.Pero, ¿qué sucede con aquellas personas que han estado o están en situación de ERTE de suspensión o de reducción de jornada? Durante el tiempo que dure un ERTE que afecta a la jornada completa, el contrato laboral pasa a estar en suspensión, por lo que durante este tiempo no se generan derechos como las gratificaciones extraordinarias o las vacaciones. Por tanto, hay que contabilizar únicamente los días que se han trabajado y calcular a cuánto asciende la paga extraordinaria en función de este tiempo.En el caso de un ERTE de reducción, los trabajadores tendrán derecho a la paga extraordinaria en proporción al tiempo trabajado. Así, cobrará esta gratificación en verano, pero habrá que realizar el cálculo teniendo en cuenta el tiempo que el trabajador ha estado afectado por esta medida de reducción y el que ha ejercido toda su jornada completa. 

Fuente