así pueden dañar el sistema nervioso y aumentar el riesgo de sufrir cáncer

5

Las torrijas son el dulce por antonomasia de la Semana Santa española. En esencia, se trata de un tipo de pan frito previamente rebozado en huevo y empapado en leche, almíbar o vino.Como es lógico, muchas personas que en estas fechas se permiten disfrutar de su sabor extremadamente dulce son conscientes de que se trata de un alimento muy calórico, y toman esto en consideración desde la óptica de la salud. No obstante, existe un riesgo mayor que conviene tener aún más en cuenta.La acrilamida, presente en alimentos ‘quemados’La elaboración de las torrijas implica un proceso de fritura, que puede tener algunas consecuencias indeseadas si no se lleva a cabo de la forma correcta. Específicamente, los alimentos con almidón (como el pan) sometidos a altas temperaturas pueden provocar la formación de acrilamida.La acrilamida es una sustancia química que se forma durante la reacción de Maillard, la misma que provoca que los alimentos quemados se pongan negros. Está presente también, entre otros lugares, en el humo del tabaco. Existen diferentes estudios que han apuntado a que se trata de un compuesto tóxico con numerosos efectos negativos en el organismo.Para empezar, se sabe que en altos niveles tiene efectos nocivos en el sistema nervioso. Específicamente, la exposición repetida podría causar daños en el córtex cerebral, el tálamo cerebral y el hipotálamo (si bien en cantidades normales no son notables). Los que sí son visibles son los efectos que tiene en el desarrollo prenatal y post natal de los bebés.Igualmente, se ha asociado el consumo repetido de acrilamida con un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como el pancreático y algunos relacionados con las hormonas en las mujeres.Por todo ello, es conveniente evitar el consumo habitual, en la medida de lo posible renunciando a comer alimentos con partes negras ‘quemadas’. En el caso de las torrijas, la clave podría estar en vigilar que mantengan un adecuado tono dorado.

Fuente