SiteLock

La ‘Exposición de Verano’ de la Royal Academy celebra 250 años de historia


La artista Grayson Perry posa en la ‘Exposición de Verano’ de la Royal Academy of Arts de Londres.
EFE / NEIL HALL


Corría el año 1769 cuando Londres acogió la primera Exposición de Verano, una muestra de artes plásticas que se sucede desde entonces ininterrumpidamente en la Royal Academy of Arts (RAA), lo que la ha convertido en la más longeva del mundo.

La prestigiosa institución londinense rinde homenaje a este aniversario con The Great Spectacle, un recorrido por sus cerca de 250 años de historia, en la que pueden verse más de 80 cuadros, esculturas o dibujos de artistas británicos.

Coincidiendo también con la inauguración de la exposición anual, los organizadores han reservado nueve salas del recinto, ubicado en el corazón de la capital británica, para recordar los momentos más destacados de esta exhibición veraniega.

Durante estos dos siglos y medio esta Exposición de Verano ha albergado a artistas de la talla de John Constable, J.M.W. Turner, Peter Blake, Zaha Hadid, Laura Knight o David Hockney, cuyo legado puede apreciarse en el recinto.

La recopilación estival, en la calle Picadilly, desde el próximo 12 de junio hasta el 19 de agosto, se caracteriza por aunar obras de arte contemporáneo de artistas emergentes y consagrados, y porque en ella todo está a la venta.

Una exposición por y para la historia

Sin embargo, en The Great Spectacle las piezas no podrán ser adquiridas por el público, tal y como ha contado su comisario, Mark Hallet. “Esta recopilación ofrece una visión única de la historia de la Royal Academy of Arts. Se centra en momentos en los que la Exposición de Verano ha creado un impacto significativo en el arte británico y europeo”, ha manifestado.

Desde sus inicios como un escaparate para retratos de la alta sociedad, pasando por su papel en la lucha por el sufragio femenino y el impacto de las dos guerras mundiales -épocas en las que la exposición no dejó de celebrarse-, la muestra recuerda, cronológicamente, los mayores hitos de estos periodos que pudieron verse, verano tras verano, en Londres.

Pero no siempre fueron buenos momentos para la RAA, que vivió bajo un severo escrutinio las décadas posteriores a las II Guerra Mundial, en las que existieron agitados debates sobre el arte figurativo y abstracto.

Así, artistas como Henry Moore, Barbara Hepwoth o Francis Bacon rechazaron participar en ese periodo en la exhibición, mientras que otros como Stanley Spencer, Frank Bowling o Sandra Blow contribuyeron en la adaptación de la institución a “las nuevas direcciones del arte contemporáneo” en los años cincuenta.

Además de la recopilación de The Great Spectacle, la RAA ha creado una Exposición de Verano más “grande, brillante y colorida” que nunca, para conmemorar el señalado aniversario.

De Bansky a Donald Trump

Para ello, ha escogido como uno de sus comisarios a la artista Grayson Perry, ganadora del premio Turner en 2003 -el galardón de arte contemporáneo más importante del Reino Unido- y conocida por sus cerámicas.

Perry ha explicado que tuvo que escoger entre más de 20.000 trabajos: “Identificar los que nos gustaban mucho y los que no nos gustaban nada era rápido. Este sí, este no. El problema venía con los que estaban en medio“, ha comentado.

Una de las piezas más destacadas que puede verse en el conjunto es Vote for Love, del cotizado artista callejero Banksy, un cuadro creado a partir de un cartel de propaganda a favor del Brexit del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) y que puede comprarse por 350 millones de libras (400 millones de euros).

Autores como la portuguesa Joana Vasconcelos, una de las favoritas de Perry, o el escultor británico Anish Kapoor son otros de los escogidos para dar forma a la Hanging Gallery, la sala de la que se encarga el ganador del Premio Turner y para la que tomó, como punto de partida, un cuadro de un árbol del artista Tony Bevan.

Una pantera rosa gigante, una foto falsa del presidente estadounidense Donald Trump con una mujer abierta de piernas sobre la mesa presidencial de la Casa Blanca, parodias del presidente norcoerano Kim Jong-un o de la reina Isabel II, pueden verse en el espacio de Perry, en el que las paredes están pintadas de un intenso amarillo para resaltar las provocativas obras.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook