SiteLock

El absurdo, ‘Amanece que no es poco’ y una reunión de amanecistas


Una quedada amanecista, en honor a ‘Amanece que no es poco’, en uno de las localizaciones de la película.
AMANECISTAS


Cuando se estrenó Amanece, que no es poco hace ya 30 años un viernes 13 de enero de 1988, no tuvo un gran éxito. De hecho, poca gente la entendió. Pasaron 20 años en los que apenas se habló de ella y después se produjo el milagro, un milagro similar a dar a luz a los diez minutos del acto sexual, a que los hombres crezcan en los bancales o que se pueda levitar o desdoblarse si eres un borracho: se convirtió en una película de culto, con fans tan entregados y erutidos que ya los quisieran para sí Juego de Tronos o el remilgado Harry Potter.

“Se adelantó mucho a su tiempo”, postula Juan Ángel Martínez, presidente de Amanecistas. ¿Y qué es Amanecistas? Pues un cada vez más numeroso grupo de entregados fans de Amanece, que no es poco (AQNEP), la genial obra del cine de José Luis Cuerda, considerada la mejor película española de los últimos sesenta años según una encuesta de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) en 2013.

Los Amanecistas llevan ya ocho años celebrando las Quedadas Amanecistas, en las que se invita a todo aquel fan del filme a acudir a Aýna, Liétor y Monicos – localidades de Albacete donde se rodó la película y que marcaron su iconografía- donde durante tres días (esta octava quedada será el 8, 9 y 10 de junio y aunque no es impresicindible, piden a gritos que los interesados avisen en la web de la asociación) se llevarán a cabo múltiples actividades.

Los Amanecistas están por el buen humor, la ironía y lo políticamente incorrecto. “El otro día estaba en Hacienda haciendo documentación de la Asociación y me preguntaron el nombre y les dije “amanecistas” y la que estaba enfrente me miró raro“, cuenta Martínez, aunque lo peor “son los que nos cambian el nombre, como algunas madres, que nos llaman “almacenistas” y nos dicen “ya estáis los almacenistas liándola otra vez”.

En las quedadas amanecistas han llegado a juntarse 200 personas y el propio José Luis Cuerda se presentó en una ocasión sin avisar. En ellas “vamos variando las actividades, aunque hay algunas que gustan mucho y se repiten, como el trivial amanecista, que no puede faltar o la visita a los escenarios donde se rodó la película”.

“Aunque sea la primera vez que vengas, no te sentirás extraño en ningún momento, el amanecista, el auténtico amanecista, es un ser entrañable y acogedor y te sentirás como en casa“, reza la convocatoria de la octava quedada.

Saza, Antonio Resines, Luis Ciges, Enrique San Francisco, Pastora Vega, Chus Lampreave, Manuel Alexandre, María Isbert, Miguel Rellán, Fedra Llorente… y así decenas más de actores que pasaron de tener papeles secundarios en otros trabajos a principales en Amanece que no es poco. ¿Y quién ocupó esos papeles secundarios?

“Todos los niños de Amanece que no es poco éramos de Ayna”, explica el presidente de los Amanecistas, que es natural de Aýna y que en su infancia hizo en el filme de “niño deprimido”. “Prácticamente todos los secundarios eran gente de la zona con vinculación con grupos de teatro”, revela.

Amanece que no es poco es una película que aún sigue vigente 30 años después, gracias a la “crítica velada a los distintos poderes” que hace José Luis Cuerda, algo que hizo con un “lenguaje distinto”, más cercano a “la ironía que al surrealismo”, valora Martínez. Este filme es hermano de su predecesor, el mediometraje Total, de 1984 y su sucesora, Así en el cielo como en la tierra, de 1995, ambas de Cuerda.

En cualquier caso, esta película derrocha imaginación y absurdo a partes iguales y supura incorrección, algo que haría que “hoy en día fuera muy difícil hacer un guión así, con lo políticamente correcto que es todo”. Y anunque Amanece que no es poco es risa y carcajada, también es filosofía, enseñanza, reflexión y ternura… aunque a su manera.

La estrella de la quedada es la visita a las localizaciones de las escenas de la película, el encuentro con algunos de los vecinos que participaron en el rodaje (y que incluso abren sus famosas casas a los visitantes)y la recreación de escenas, además de las comidas y cenas en hermandad. Pero también hay verbena popular en Aýna, karaoke, representaciones teatrales en torno a la película en las localizaciones originales y concursos de fotografía y de disfraces.

Algunas frases célebres: Surrealismo e ironía pintiparada

“Diga que sí, alcalde, que todos somos contingentes, pero tú eres necesario” (Hombre del pueblo. Desconocido).

“Yo le doy unas prestaciones sexuales a tu mujer muy buenas” (Ngé Ndomo. Samuel Claxton)

–¿Me respetarás, eh, Teodoro?
–¿Pero en qué guarrerías está pensando, padre?
–Déjate, que un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama.
(Teodoro y Jimmy. Antonio Resines y Luis Ciges)

“Nos ponen a todos sotanas, que son como faldas, para que, hartos de verlas, no nos llamen tanto la atención”. (Cura Don Andrés. Casto Sendra, ‘Cassen’)

“Me cago en todos tus muertos, Tirso, me cago en todos tus muertos uno a uno. La tabarra que me estás dando, Virgen Santísima” (Don Alonso, médico. Paco Cambres).



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook